Oracin Vespertina Diaria

Jess dijo: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andar en tinieblas, sino que tendr la luz de la vida". San Juan 8:12

Confesin de Pecado
Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazn; no hemos amado a nuestro prjimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdnanos; as tu voluntad ser nuestra alegra y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amn.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Seor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Luz Alegrante Phos hilaron
Luz alegrante,
claridad pura del sempiterno Padre celestial,
Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,
y nuestros ojos miran la luz vespertina,
te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,
Hijo y Espritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos
con voces gozosas,
oh Hijo de Dios, Dador de la vida;
por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 44
Oh Dios, con nuestros odos hemos odo,
nuestros antepasados nos han contado, *
las obras que hiciste en sus das, en los tiempos antiguos.
T, con tu mano echaste las naciones,
y plantaste a nuestros antepasados en la tierra; *
dispersaste las gentes e hiciste prosperar a tu pueblo;
Porque no se apoder de la tierra por su espada,
ni su brazo le dio la victoria; *
sino tu diestra, tu brazo y la luz de tu rostro,
porque te complaciste en l.
T, oh Dios, eres mi Rey; *
t le diste victoria a Jacob.
Por medio de ti rechazamos a nuestros adversarios; *
en tu Nombre hollamos a nuestros agresores;
Porque no confi en mi arco, *
ni mi espada me dio la victoria;
Pero t nos diste la victoria sobre nuestros adversarios, *
y avergonzaste a los que nos aborrecan.
En Dios nos gloriaremos todo el tiempo, *
y para siempre alabaremos tu Nombre.
Sin embargo, ahora nos has rechazado, y nos has humillado, *
y no sales con nuestros ejrcitos.
Nos hiciste retroceder delante del adversario, *
y nos saquearon nuestros enemigos.
Nos entregaste como ovejas al matadero, *
y nos esparciste entre las naciones.
Has vendido a tu pueblo de balde; *
y nada has ganado con venderlo.
Nos hiciste el escarnio de nuestros vecinos, *
mofa y burla de los que nos rodean.
Nos hiciste objeto de burla entre las naciones, *
el hazmerrer entre los pueblos.
Tengo siempre delante mi deshonra, *
y la vergenza me cubre la cara,
Por la voz del que me vitupera y deshonra, *
por culpa del enemigo y del vengador.
Todo esto nos ha venido; *
mas no nos hemos olvidado de ti,
y no hemos faltado a tu pacto.
No te abandon nuestro corazn, *
ni se apartaron de tus caminos nuestros pasos,
Aunque nos quebrantases en lugares de miseria, *
y nos cubrieses con densa oscuridad.
Si nos hubisemos olvidado del Nombre de nuestro Dios, *
o alzado nuestras manos a dios ajeno,
No lo descubrira Dios? *
porque l conoce los secretos del corazn.
En verdad, por tu causa nos matan cada da; *
somos contados como ovejas para el matadero.
Despirtate, por qu duermes, Soberano mo? *
Levntate, no nos rechaces para siempre.
Por qu escondes tu rostro, *
y te olvidas de nuestra afliccin y opresin?
Porque nuestro cuello se hunde hasta el polvo; *
nuestro vientre se pega a la tierra.
Levntate para ayudarnos, *
y redmenos por tu gran amor.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

San Lucas 22:39-53
Luego Jess sali y, segn su costumbre, se fue al Monte de los Olivos; y los discpulos lo siguieron. Al llegar al lugar, les dijo: ”Oren, para que no caigan en tentacin.” Se alej de ellos como a la distancia de un tiro de piedra, y se puso de rodillas para orar. Dijo: "Padre, si quieres, lbrame de este trago amargo; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya." En esto se le apareci un ngel del cielo, para darle fuerzas. En medio de su gran sufrimiento, Jess oraba an ms intensamente, y el sudor le caa a tierra como grandes gotas de sangre. Cuando se levant de la oracin, fue a donde estaban los discpulos, y los encontr dormidos, vencidos por la tristeza. Les dijo: “Por qu estn durmiendo? Levntense y oren, para que no caigan en tentacin.” Todava estaba hablando Jess, cuando lleg mucha gente. El que se llamaba Judas, que era uno de los doce discpulos, iba a la cabeza. Este se acerc a besar a Jess, pero Jess le dijo: “Judas, con un beso traicionas al Hijo del hombre?” Los que estaban con Jess, al ver lo que pasaba, le preguntaron: “Seor, atacamos con espada?” Y uno de ellos hiri al criado del sumo sacerdote, cortndole la oreja derecha. Jess dijo: “Djenlos; ya basta.” Y le toc la oreja al criado, y lo san. Luego dijo a los jefes de los sacerdotes, a los oficiales del templo y a los ancianos, que haban venido a llevrselo: “Por qu han venido ustedes con espadas y con palos, como si yo fuera un bandido? Todos los das he estado con ustedes en el templo, y no trataron de arrestarme. Pero esta es la hora de ustedes, la hora del poder de las tinieblas.”

Cntico de Mara Magnificat
San Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Seor,
se alegra mi espritu en Dios mi Salvador, *
porque ha mirado la humillacin de su esclava.
Desde ahora me felicitarn todas las generaciones, *
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por m;
su Nombre es santo.
Su misericordia llega a sus fieles, *
de generacin en generacin.
El hace proezas con su brazo; *
dispersa a los soberbios de corazn.
Derriba del trono a los poderosos, *
y enaltece a los humildes.
A los hambrientos los colma de bienes, *
y a los ricos despide vacos.
Auxilia a Israel, su siervo, *
acordndose de la misericordia,
Como lo haba prometido a nuestros padres, *
en favor de Abrahn y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

B
Que esta noche sea santa, buena y pacfica,
Te rogamos, Seor.
Que tus santos ngeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,
Te rogamos, Seor.
Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,
Te rogamos, Seor.
Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,
Te rogamos, Seor.
Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.
Te rogamos, Seor.
Que tu Espritu Santo nos una en la comunin de todos tus santos, encomendndonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,
Te rogamos, Seor.

Suscita tu poder, oh Seor, y con gran potencia ven a nosotros; ya que estamos impedidos penosamente por nuestros pecados, haz que tu abundante gracia y misericordia nos ayuden y libren prontamente; por Jesucristo nuestro Seor, a quien contigo y el Espritu Santo, sea el honor y la gloria, ahora y por siempre. Amn.

S nuestra luz en las tinieblas, oh Seor, y por tu gran misericordia defindenos de todos los peligros y riesgos de esta noche; por amor de tu nico Hijo, nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Vela, oh amantsimo Seor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ngeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Seor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadcete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Que el Dios de la esperanza nos colme de todo gozo y paz en nuestra fe, por el poder del Espritu Santo. Amn. Romanos 15:13

Oficio de Completas

El Seor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amn.

Nuestro auxilio est en el Nombre del Seor;
Que hizo el cielo y la tierra.

Confesin
Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial:
Hemos pecado contra ti,
por nuestra propia culpa,
por pensamiento, palabra y obra,
y por lo que hemos dejado de hacer.
Por amor de tu Hijo nuestro Seor Jesucristo,
perdona nuestras ofensas
y concdenos que te sirvamos
en novedad de vida,
para gloria de tu Nombre. Amn

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdn de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espritu Santo. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 4 Cum invocarem
Respndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia; *
cuando estaba en angustia, t me libraste;
ten misericordia de m, y escucha mi oracin.
"Mortales, hasta cundo volvern mi honra en infamia, *
amarn la vanidad, y buscarn la mentira?"
Sepan, pues, que el Seor ha escogido a los fieles para s; *
el Seor oir cuando yo a l clamare.
Tiemblen y no pequen; *
mediten en su corazn estando en su cama, y callen.
Ofrezcan sacrificios rectos, *
y confen en el Seor.
Muchos son los que dicen: "Quin nos mostrar el bien?" *
Alza sobre nosotros, oh Seor, la luz de tu rostro.
T diste alegra a mi corazn, *
mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.
En paz me acostar, y en seguida dormir; *
porque slo t, oh Seor, me haces vivir seguro.

Salmo 134 Ecce nunc
Y ahora bendigan al Seor, siervos todos del Seor, *
los que de noche estn de pie en la casa del Seor.
Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Seor. *
El Seor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sin.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.


T ests entre nosotros, oh Seor, y sobre nosotros es invocado tu Nombre; no nos desampares, Seor nuestro Dios. Jeremas 14:9, 22
Demos gracias a Dios.

Puede cantarse un himno adecuado para la noche.

En tus manos, oh Seor, encomiendo mi espritu;
T me has redimido, oh Seor, Dios de verdad.
Gurdanos, oh Seor, como a la nia de tus ojos;
Escndenos bajo la sombra de tus alas.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin.
Y llegue a ti nuestro clamor.

S nuestra luz en las tinieblas, oh Seor, y por tu gran misericordia defindenos de todos los peligros y riesgos de esta noche; por amor de tu nico Hijo, nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Visita, oh Seor, este lugar, y ahuyenta de l todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ngeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendicin sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontneas.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Ahora despides, Seor, a tu siervo, *
conforme a tu palabra, en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones, *
y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Que el Seor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amn.