Oracin Vespertina Diaria

Jess dijo: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andar en tinieblas, sino que tendr la luz de la vida". San Juan 8:12

Confesin de Pecado
Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazn; no hemos amado a nuestro prjimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdnanos; as tu voluntad ser nuestra alegra y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amn.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Seor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Luz Alegrante Phos hilaron
Luz alegrante,
claridad pura del sempiterno Padre celestial,
Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,
y nuestros ojos miran la luz vespertina,
te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,
Hijo y Espritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos
con voces gozosas,
oh Hijo de Dios, Dador de la vida;
por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 47
Aplaudan, pueblos todos; *
aclamen a Dios con voz de jbilo;
Porque el Seor Altsimo es temible, *
Rey grande sobre toda la tierra.
Somete a los pueblos a nuestro dominio, *
y sujeta a las naciones bajo nuestros pies.
Nos elige nuestra heredad, *
el deleite de Jacob, a quien ama.
Ascendi Dios entre gritos de jbilo, *
el Seor con sonido de trompeta.
Canten alabanzas a Dios, canten; *
canten alabanzas a nuestro Rey, canten;
Porque Dios es Rey de toda la tierra; *
canten alabanzas con esmero.
Dios reina sobre las naciones; *
se sienta sobre su santo trono.
Los nobles de los pueblos se han unido *
al pueblo del Dios de Abrahn.
Los soberanos de la tierra pertenecen a Dios, *
y l es excelso.

Salmo 48
Grande es el Seor, y digno de toda alabanza; *
en la ciudad de nuestro Dios est su santo monte.
Hermoso y sublime, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sin, *
corazn del mundo y ciudad del gran Rey.
Dios est en su ciudadela; *
descuella como un alczar.
He aqu los reyes de la tierra se aliaron; *
y juntos avanzaron contra ella.
Al verla, se pasmaron; *
se turbaron y huyeron.
All se estremecieron, *
se retorcan como mujer que pare,
como naves del mar cuando el solano las quebranta.
Lo que habamos odo, lo hemos visto,
en la ciudad del Seor de las huestes, en la
ciudad de nuestro Rey: *
Dios la ha establecido para siempre.
Hemos meditado en tu bondad, oh Dios, *
en medio de tu templo.
Tu alabanza, como tu Nombre, oh Dios,
llega hasta los confines de la tierra; *
de justicia est llena tu diestra.
Algrese el monte de Sin,
gcense las ciudades de Jud, *
a causa de tu Providencia.
Anden alrededor de Sin, rodenla; *
cuenten las torres que tiene.
Consideren bien su antemuro, examinen sus fuertes, *
para que puedan contarlo a la generacin venidera;
Porque este Dios es nuestro Dios, eternamente y para siempre; *
l nos guiar por siempre jams.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo:
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

San Lucas 22:54-69
Arrestaron entonces a Jess y lo llevaron a la casa del sumo sacerdote. Pedro lo segua de lejos. All, en medio del patio, haban hecho fuego, y se sentaron alrededor; y Pedro se sent tambin entre ellos. En esto, una sirvienta, al verlo sentado junto al fuego, se qued mirndolo y dijo: “Tambin este estaba con l.” Pero Pedro lo neg, diciendo: “Mujer, yo no lo conozco.” Poco despus, otro lo vio y dijo: “T tambin eres de ellos.” Pedro contest: “No, hombre, no lo soy.” Como una hora despus, otro insisti: “Seguro que este estaba con l. Adems es de Galilea.” Pedro dijo: “Hombre, no s de qu hablas.” En ese mismo momento, mientras Pedro an estaba hablando, cant un gallo. Entonces el Seor se volvi y mir a Pedro, y Pedro se acord de que el Seor le haba dicho: "Hoy, antes que el gallo cante, me negars tres veces." Y sali Pedro de all y llor amargamente. Los hombres que estaban vigilando a Jess se burlaban de l y lo golpeaban. Le taparon los ojos, y le preguntaban: “Adivina quin te peg!” Y lo insultaban dicindole otras muchas cosas. Cuando se hizo de da, se reunieron los ancianos de los judos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley, y llevaron a Jess ante la Junta Suprema. All le preguntaron: “Dinos, eres t el Mesas?” l les contest: “Si les digo que s, no me van a creer. Y si les hago preguntas, no me van a contestar. Pero desde ahora el Hijo del hombre estar sentado a la derecha del Dios todopoderoso.

Cntico de Mara Magnificat
San Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Seor,
se alegra mi espritu en Dios mi Salvador, *
porque ha mirado la humillacin de su esclava.
Desde ahora me felicitarn todas las generaciones, *
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por m;
su Nombre es santo.
Su misericordia llega a sus fieles, *
de generacin en generacin.
El hace proezas con su brazo; *
dispersa a los soberbios de corazn.
Derriba del trono a los poderosos, *
y enaltece a los humildes.
A los hambrientos los colma de bienes, *
y a los ricos despide vacos.
Auxilia a Israel, su siervo, *
acordndose de la misericordia,
Como lo haba prometido a nuestros padres, *
en favor de Abrahn y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

Que esta noche sea santa, buena y pacfica,
Te rogamos, Seor.
Que tus santos ngeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,
Te rogamos, Seor.
Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,
Te rogamos, Seor.
Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,
Te rogamos, Seor.
Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.
Te rogamos, Seor.
Que tu Espritu Santo nos una en la comunin de todos tus santos, encomendndonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,
Te rogamos, Seor.

Suscita tu poder, oh Seor, y con gran potencia ven a nosotros; ya que estamos impedidos penosamente por nuestros pecados, haz que tu abundante gracia y misericordia nos ayuden y libren prontamente; por Jesucristo nuestro Seor, a quien contigo y el Espritu Santo, sea el honor y la gloria, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, t eres la vida de los que viven, la luz de los fieles, la fortaleza de los que trabajan, y el descanso de los muertos: Te damos gracias por las bendiciones del da que termina, y humildemente te suplicamos nos des tu proteccin durante la noche que comienza. Llvanos en seguridad hasta las horas del alba; por aqul que muri y resucit por nosotros, tu Hijo nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Qudate con nosotros, Seor Jess, ahora que la noche se acerca y ha pasado el da. S nuestro compaero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fraccin del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amn.

Vela, oh amantsimo Seor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ngeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Seor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadcete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias.

Accin de Gracias en General
Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creacin, preservacin y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redencin del mundo por nuestro Seor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazn verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no slo con nuestros labios, sino tambin con nuestras vidas, entregndonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los das de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Seor, a quien, contigo y el Espritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a l en la Iglesia de generacin en generacin, y en Cristo Jess por los siglos de los siglos. Amn. Efesios 3:20, 21

Oficio de Completas

El Seor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amn.

Nuestro auxilio est en el Nombre del Seor;
Que hizo el cielo y la tierra.

Confesin
Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial:
Hemos pecado contra ti,
por nuestra propia culpa,
por pensamiento, palabra y obra,
y por lo que hemos dejado de hacer.
Por amor de tu Hijo nuestro Seor Jesucristo,
perdona nuestras ofensas
y concdenos que te sirvamos
en novedad de vida,
para gloria de tu Nombre. Amn

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdn de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espritu Santo. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 91 Qui habitat
El que habita al abrigo del Altsimo, *
mora bajo la sombra del Omnipotente.
Dir al Seor: "Refugio mo y castillo mo, *
mi Dios, en quien confo".
El te librar del lazo del cazador, *
de la peste destructora.
Con sus plumas te cubrir,
y debajo de sus alas estars seguro; *
escudo y adarga ser su fidelidad.
No temers espanto nocturno, *
ni saeta que vuele de da;
Ni pestilencia que acecha en la oscuridad, *
ni enfermedad que a medioda desola.
Caern a tu lado mil, y diez mil a tu diestra, *
mas a ti no te alcanzar.
Ciertamente con tus ojos mirars, *
y vers la recompensa de los malvados;
Porque hiciste del Seor tu refugio, *
del Altsimo, tu habitacin,
No te sobrevendr mal alguno, *
ni plaga tocar tu morada.
Pues a sus ngeles mandar cerca de ti, *
que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarn, *
para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el len y el spid pisars; *
hollars al cachorro del len y a la serpiente.
"Por cuanto ha hecho pacto de amor conmigo, yo lo librar; *
lo proteger, por cuanto ha conocido mi Nombre.
Me invocar, y yo le responder; *
con l estar en la angustia; lo librar, y le glorificar.
Lo saciar de largos das, *
y le mostrar mi salvacin".

Salmo 134 Ecce nunc
Y ahora bendigan al Seor, siervos todos del Seor, *
los que de noche estn de pie en la casa del Seor.
Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Seor. *
El Seor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sin.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

T ests entre nosotros, oh Seor, y sobre nosotros es invocado tu Nombre; no nos desampares, Seor nuestro Dios. Jeremas 14:9, 22
Demos gracias a Dios.


Puede cantarse un himno adecuado para la noche.

En tus manos, oh Seor, encomiendo mi espritu;
T me has redimido, oh Seor, Dios de verdad.
Gurdanos, oh Seor, como a la nia de tus ojos;
Escndenos bajo la sombra de tus alas.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin.
Y llegue a ti nuestro clamor.

Visita, oh Seor, este lugar, y ahuyenta de l todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ngeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendicin sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, tu providencia inagotable sustenta al mundo en que vivimos y aun nuestra propia vida: Vela, de da y de noche, por los que trabajan mientras otros duermen, y concede que jams olvidemos que nuestra vida comn depende de nuestras faenas mutuas; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontneas.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Ahora despides, Seor, a tu siervo, *
conforme a tu palabra, en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones, *
y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Que el Seor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amn.