Oracin Matutina Diaria

Preparen camino al Seor; enderezen calzada en la soledad a nuestro Dios. Isaas 40:3

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Nuestro Rey y Salvador se acerca: vengan y adormosle.

Salmo 5
Escucha, oh Seor, mis palabras; *
considera mi gemir.
Est atento a la voz de mi clamor, Rey mo y Dios mo, *
porque a ti suplico.
Oh Seor, de maana oirs mi voz; *
de maana me presentar delante de ti, y esperar;
Porque t no eres un Dios que se complace en la maldad; *
el malo no habitar junto a ti.
No estarn los jactanciosos delante de tus ojos; *
aborreces a todos los que obran iniquidad.
Destruirs a los que hablan mentira; *
al hombre sanguinario y engaador, t abominas, oh Seor.
Mas yo, por la abundancia de tu misericordia, entrar en tu casa; *
adorar hacia el santo templo en tu temor.
Guame, oh Seor, en tu justicia, a causa de mis enemigos; *
endereza delante de m tu camino;
Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; *
sus entraas son maldad;
Sepulcro abierto es su garganta; *
con su lengua hablan lisonjas.
Castgalos, oh Dios; *
caigan por sus mismos consejos.
Por la multitud de sus transgresiones chalos fuera, *
porque se rebelaron contra ti.
Pero algrense todos los que en ti confan; *
den voces de jbilo para siempre;
Porque t los defiendes; *
en ti se regocijen los que aman tu Nombre;
Porque t, oh Seor, bendecirs al justo; *
como con un escudo lo rodears de tu favor.

Salmo 6
Oh Seor, no me reprendas en tu enojo, *
ni me castigues con tu ira.
Ten misericordia de m, oh Seor, porque estoy debilitado; *
sname, oh Seor, porque mis huesos se estremecen.
Mi alma tambin est muy turbada; *
y t, oh Seor, hasta cundo?
Vulvete, oh Seor, libra mi vida; *
slvame por tu misericordia;
Porque en la muerte no hay memoria de ti; *
en el sepulcro, quin te alabar?
Me he consumido a fuerza de gemir; *
todas las noches inundo de llanto mi lecho,
riego mi cama con mis lgrimas.
Mis ojos estn gastados de sufrir; *
se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.
Aprtense de m, todos los hacedores de iniquidad; *
porque el Seor ha odo la voz de mi llanto.
El Seor ha odo mi ruego; *
ha recibido el Seor mi oracin.
Se avergonzarn y se turbarn todos mis enemigos; *
se volvern y sern avergonzados de repente.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Isaas 1:21-31
Cmo es posible, se ha prostituido
Sin, la ciudad fiel,
el reino de la justicia
en que moraba la rectitud
que te conformabas a mis leyes?,
pero ahora slo es un barrio de asesinos.
Tu plata se ha convertido en basura,
tu vino est mezclado con agua.
Tus jefes son unos rebeldes,
cmplices de ladrones.
Todos esperan recompensa
y van detrs de los regalos.
No hacen justicia al hurfano
ni atienden la causa de la viuda.
Por eso, dice el Seor Yav Sabaot, el Fuerte de Israel:
Me desquitar con mis adversarios
me vengar de mis enemigos.
Volver mi mano contra ti
y quemar tus impurezas con la cal,
hasta quitarte todo lo sucio que tengas.
Har a tus gobernantes como eran antes,
y a tus consejeros como en otros tiempos.
Entonces te llamarn
Ciudad Fiel, Lugar de la Justicia.
Sin ser librada, pero no sin un Juicio,
y son los justos los que se salvarn;
rebeldes y pecadores sern destrozados
y aquellos que se alejen de Yav, perecern.
Ustedes se avergonzarn
de los rboles sagrados que tanto les gustan,
y se pondrn colorados
al ver los jardines que tanto les encantan.
Pues ustedes sern como una encina a la que se le caen las hojas,
y como un jardn al que le falta agua.
El hombre importante quedar como un trapo
y su trabajo como una chispa;
se quemarn los dos juntos,
y no habr nadie para apagar el fuego.

Cntico de Alabanza Benedictus es, Domine
Daniel (dc) 3:26, 52-56

Bendito eres t, Seor Dios de nuestros padres; *
digno de alabanza, eres bendito.
Bendito el fulgor de tu santo Nombre, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria, *
en el trono de tu reino eres bendito.
Bendito eres, sentado sobre querubines, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.
Bendito t, que sondeas los abismos; *
en la bveda celeste eres bendito.
Bendito t: Padre, Hijo y Espritu Santo, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.

1 Tesalonicenses 2:1-12
Bien saben, hermanos, que esa visita nuestra no fue en vano. Acabbamos de ser muy maltratados e insultados en Filipos, pero nos atrevimos a anunciarles el mensaje de Dios, en medio de fuerte oposicin, confiados en nuestro Dios. Les dijimos verdades; no tenamos propsitos sucios y no hubo engao. No. Acreditados por Dios mismo, que nos ha confiado su evangelio, nuestra predicacin procura agradar, no a los hombres, sino a Dios, que penetra los corazones. Nunca los halagamos con palabras bonitas, como ustedes saben; ni tampoco buscamos dinero, Dios es testigo. Tampoco buscamos que la gente nos rindiera honores, fueran ustedes u otros, a pesar de que, como apstoles de Cristo, hubiramos podido serles gravosos. Por el contrario nos hicimos pequeos entre ustedes, imitando a la madre que da calor a sus hijos. Y era tal nuestra preocupacin por ustedes, que estbamos dispuestos a darles, no slo el Evangelio, sino tambin nuestra propia vida, tan queridos haban llegado a ser para nosotros. Recuerden, hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Mientras les predicbamos el Evangelio de Dios, trabajbamos noche y da para no ser una carga para ninguno. Ustedes son testigos, y Dios tambin, de que nuestra conducta con ustedes los creyentes fue irreprochable, buena y correcta. A cada uno lo seguimos como un padre a su hijo; 12 los animbamos y los urgamos a que llevasen una vida digna del Dios que los ha llamado a su propio Reino y gloria.

Cntico al Cordero Dignus es
Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Seor nuestro Dios, *
atribuirte la gloria, el honor y el poder;
Porque t has creado el universo, *
y por tu voluntad existi y fue creado.
Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *
porque con tu sangre compraste para Dios,
De toda raza, lengua, pueblo y nacin, *
un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.
Por tanto, al que est sentado en el trono, *
y a Cristo el Cordero,
Sean adoracin y honor, gloria y seoro, *
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Dios todopoderoso, danos gracia para despojarnos de las obras de las tinieblas y revestirnos con las armas de la luz, ahora en esta vida mortal, en la cual Jesucristo tu Hijo, con gran humildad, vino a visitarnos; a fin de que en el da postrero, cuando vuelva con majestad gloriosa a juzgar a vivos y muertos, resucitemos a la vida inmortal; mediante l, quien vive y reina contigo y el Espritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 126 In convertendo
Cuando el Seor cambi la suerte de Sin, *
ramos como los que suean.
Entonces nuestra boca se llen de risa, *
y nuestra lengua de gritos de alegra.
Y decan entre las naciones: *
"Ha hecho el Seor proezas con ellos".
Proezas ha hecho el Seor con nosotros, *
y estamos sumamente alegres.
T, oh Seor, has cambiado nuestra suerte, *
como los torrentes del Neguev.
Los que sembraron con lgrimas, *
con gritos de alegra segarn.
Los que van llorando, llevando la semilla, *
volvern entre cantares, trayendo sus gavillas.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Si alguno est en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aqu todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcili consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliacin. 2 Corintios 5:17-18
Demos gracias a Dios.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Bendito Salvador, en esta hora colgabas en la cruz, extendiendo tus brazos amorosos: Concede que todos los pueblos de la tierra miren hacia ti y sean salvos; por tu entraable misericordia. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.