Viernes, Adviento II

Oracin Matutina Diaria

Preparen camino al Seor; enderezen calzada en la soledad a nuestro Dios. Isaas 40:3

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Nuestro Rey y Salvador se acerca: vengan y adormosle.

Salmo 31
En ti, oh Seor, he esperado;
no sea yo avergonzado jams; *
lbrame en tu justicia.
Inclina a m tu odo; *
apresrate a librarme.
S t mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme;
porque t eres mi risco y mi castillo; *
por tu Nombre me guiars y me encaminars.
Me sacars de la red que han escondido para m, *
pues t eres mi refugio.
En tu mano encomiendo mi espritu; *
t me has redimido, oh Seor, Dios de verdad.
Aborrezco a los que se adhieren a dolos intiles, *
y pongo mi confianza en el Seor.
Me gozar y alegrar en tu misericordia; *
porque has visto mi afliccin;
conoces la angustia de mi vida.
No me entregaste en mano del enemigo; *
pusiste mis pies en lugar espacioso.
Ten misericordia de m, oh Seor, que estoy en angustia; * se
han consumido de tristeza mis ojos,
mi garganta tambin y mi vientre;
Porque mi vida se va gastando de dolor,
y mis aos de suspirar; *
se agotan mis fuerzas a causa de mi afliccin,
y mis huesos se han consumido.
De todos mis enemigos he sido oprobio, y de mis vecinos mucho ms,
y pavor a mis conocidos; *
los que me ven fuera huyen de m.
He sido olvidado como un muerto, desechado de toda memoria; *
he venido a ser como un vaso quebrado.
Porque he odo el cuchicheo de muchos;
"por todos lados hay miedo"; *
consultan juntos contra m;
conspiran para quitarme la vida.
Mas yo en ti confo, oh Seor; *
dije: "T eres mi Dios.
En tu mano est mi destino; *
lbrame de la mano de mis enemigos,
y de mis perseguidores.
Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; *
slvame por tu misericordia".
No sea yo avergonzado, oh Seor, ya que te he invocado; * sean
avergonzados los malvados;
estn mudos en el sepulcro.
Enmudezcan los labios mentirosos,
que hablan insolencias contra el justo, *
con soberbia y menosprecio.
Cun grande es tu bondad, oh Seor!
que has guardado para los que te temen; *
que has mostrado, delante de todos,
a los que confan en ti.
En lo secreto de tu presencia los escondes
de cuantos los calumnian; *
los resguardas en tu abrigo de la querella de lenguas.
Bendito sea el Seor! *
me ha demostrado la maravilla de su amor en ciudad sitiada.
Deca yo en mi desmayo,
"Cortado soy de delante de tus ojos", *
pero t oste la voz de mis ruegos, cuando a ti clamaba.
Amen al Seor, todos ustedes que le adoran; *
a los fieles guarda el Seor,
y castiga con creces a los que obran con soberbia.
Fortalzcanse los que esperan en el Seor, *
y tome su corazn aliento.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Isaas 7:10-25
El Seor dijo tambin a Ahaz: "Pide al Seor tu Dios que haga un milagro que te sirva de seal, ya sea abajo en lo ms profundo o arriba en lo ms alto."
Ahaz contest: "No, yo no voy a poner a prueba al Seor pidindole una seal."
Entonces Isaas dijo:
"Escuchen ustedes, los de la casa real de David.
Les parece poco molestar a los hombres,
que quieren tambin molestar a mi Dios?
Pues el Seor mismo les va a dar una seal:
La joven est encinta
y va a tener un hijo,
al que pondr por nombre Emanuel.
En los primeros aos de vida del nio,
se comer leche cuajada y miel.
Pero antes de que el nio tenga uso de razn,
el pas de los dos reyes que te causan miedo
quedar abandonado.
"El Seor har venir sobre ti,
sobre tu pueblo y la casa real,
das como no haban venido
desde que Efran se separ de Jud."
(Esto se refiere al rey de Asiria.)
En ese tiempo el Seor har venir como moscas
a los que viven en los lejanos ros de Egipto,
y har venir como abejas
a los que viven en Asiria.
Todos ellos vendrn a instalarse
en las caadas profundas
y en las cuevas de las rocas,
en todos los matorrales espinosos
y en los sitios donde bebe el ganado.
En ese da el Seor usar al rey de Asiria
como navaja alquilada ms all del ro ufrates,
y les afeitar a los israelitas
la cabeza, la barba y la parte inferior del cuerpo.
En ese tiempo, el que cre una vaca y dos ovejas tendr tanta leche que podr comer leche cuajada. Y todos los que se salven de la destruccin en el pas podrn comer leche cuajada y miel. En ese tiempo, lo que antes era un viedo con mil plantas y vala mil monedas de plata, quedar convertido en espinos y matorrales. Solo se podr entrar all con arco y flechas para cazar, porque todo el pas quedar convertido en espinos y matorrales. En las colinas que antes se cultivaban con azadn, habr tantos espinos y matorrales que nadie ir a ellas. Solo servirn como pastizal para los bueyes y las ovejas.

Segundo Cntico de Isaas Quaerite Dominum
Isaas 55:6-11

Busquen al Seor mientras se deja encontrar; *
llmenle mientras se acerca.
Dejen los malos su camino, *
y los inicuos sus pensamientos.
Vulvanse al Seor, y tendr compasin de ellos, *
a nuestro Dios, porque es rico en perdn.
Pues mis pensamientos no son sus pensamientos, *
ni sus caminos, mis caminos, dice el Seor.
Porque as como los cielos son ms altos que la tierra, *
as mis caminos son ms altos que sus caminos,
y mis pensamientos ms que sus pensamientos.
Como la lluvia y la nieve descienden del firmamento, *
y no vuelven all sin empapar la tierra,
Hacindola germinar y crecer, *
y produciendo simiente al sembrador y pan al que come,
As ser mi palabra, la que sale de mi boca: *
no regresar a mi vaca;
Sino que realizar mi propsito, *
y cumplir aquello para lo cual la envi.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

2 Tesalonicenses 2:13--3:5
Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados por el Seor, porque Dios los escogi para que fueran los primeros en alcanzar la salvacin por medio del Espritu que los hace santos y de la verdad en que han credo. Para esto los llam Dios por medio del evangelio que nosotros anunciamos: para que lleguen a tener parte en la gloria de nuestro Seor Jesucristo. As que, hermanos, sigan firmes y no se olviden de las tradiciones que les hemos enseado personalmente y por carta. Que nuestro Seor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos ha amado y nos ha dado consuelo eterno y esperanza gracias a su bondad, anime sus corazones y los mantenga a ustedes constantes en hacer y decir siempre lo bueno. Por ltimo, hermanos, oren por nosotros, para que el mensaje del Seor llegue pronto a todas partes y sea recibido con estimacin, como sucedi entre ustedes. Oren tambin para que seamos librados de los hombres malos y perversos, porque no todos tienen fe. Pero el Seor es fiel, y l los mantendr a ustedes firmes y los proteger del mal. Y en el Seor tenemos confianza en que ustedes hacen y seguirn haciendo lo que les hemos ordenado. Que el Seor los ayude a amar como Dios ama y a tener en el sufrimiento la fortaleza de Cristo.

Cntico al Cordero Dignus es
Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Seor nuestro Dios, *
atribuirte la gloria, el honor y el poder;
Porque t has creado el universo, *
y por tu voluntad existi y fue creado.
Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *
porque con tu sangre compraste para Dios,
De toda raza, lengua, pueblo y nacin, *
un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.
Por tanto, al que est sentado en el trono, *
y a Cristo el Cordero,
Sean adoracin y honor, gloria y seoro, *
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Dios de misericordia, que enviaste a tus mensajeros, los profetas, a predicar el arrepentimiento y preparar el camino de nuestra salvacin: Danos gracia para atender sus advertencias y abandonar nuestros pecados, a fin de que recibamos gozosamente la venida de Jesucristo nuestro Redentor; que vive y reina contigo y el Espritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Dios todopoderoso, cuyo muy amado Hijo no ascendi al gozo de tu presencia sin antes padecer, ni entr en gloria sin antes ser crucificado: Concdenos, por tu misericordia, que nosotros, caminando por la va de la cruz, encontremos que sta es la va de la vida y de la paz; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 121 Levavi oculos
Levanto mis ojos a los montes; *
de dnde vendr mi socorro?
Mi socorro viene del Seor, *
que hizo los cielos y la tierra.
No permitir que resbale tu pie, *
ni se dormir el que te guarda.
He aqu, el que guarda a Israel *
no se adormecer ni dormir.
El Seor es tu guardin, *
el Seor es tu sombra a tu diestra.
El sol no te har dao de da, *
ni la luna de noche.
El Seor te guardar de todo mal; *
l guardar tu vida.
El Seor guardar tu salida y tu entrada, *
desde ahora y para siempre.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Si alguno est en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aqu todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcili consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliacin. 2 Corintios 5:17-18
Demos gracias a Dios.

Demos gracias a Dios.
Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Salvador todopoderoso, que al medioda llamaste a tu siervo San Pablo para ser un apstol a los gentiles: Te rogamos que ilumines al mundo con el resplandor de tu gloria, para que todas las naciones vengan y te adoren; t que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.