Jueves, Adviento III

Oracin Matutina Diaria

Se manifestar la gloria del Seor, y toda carne juntamente la ver. Isaas 40:5

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Nuestro Rey y Salvador se acerca: vengan y adormosle.

Salmo 50
El Dios de dioses, el Seor, ha hablado; *
ha convocado la tierra
desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.
De Sin, perfeccin de hermosura, *
Dios ha resplandecido.
Vendr nuestro Dios, y no callar; *
delante de l, fuego consumidor,
a su alrededor, tempestad poderosa.
Desde lo alto convoc a los cielos y a la tierra, *
como testigos del juicio de su pueblo.
"Renanme a mis devotos, *
los que conmigo hicieron pacto,
y lo sellaron con sacrificio".
Proclame el cielo su justicia, *
pues Dios mismo est juzgando.
Escucha, pueblo mo, y hablar;
"Oh Israel, testificar contra ti; *
yo soy Dios, el Dios tuyo.
No te reprendo por tus sacrificios, *
ni por tus holocaustos, que estn siempre delante de m.
No tomar becerros de tus corrales, *
ni machos cabros de tus apriscos;
Porque ma es toda bestia del bosque, *
y mos los rebaos en los collados.
Conozco todas las aves del cielo, *
y todo lo que se mueve en los campos est a mi vista.
Si yo tuviese hambre, no te lo dira, *
porque mo es el mundo y toda su plenitud.
He de comer yo carne de toros, *
o de beber sangre de machos cabros?
Sacrifica a Dios alabanza, *
y paga tus votos al Altsimo.
Invcame en el da de angustia; *
yo te librar, y t me honrars".
Pero al malvado dice Dios: *
"Por qu recitas mis leyes,
y tomas mi pacto en tus labios,
T que aborreces la correccin, *
y arrojas a tu espalda mis palabras?
Si ves al ladron, t corres con l, *
y con los adlteros echas tu suerte.
Sueltas tu lengua para el mal, *
y enjaeces tu boca para la mentira.
Calumnias continuamente a tu hermano, *
y contra el hijo de tu madre lanzas infamia.
Estas cosas hiciste, y yo call, *
y pensaste que yo era como t".
"He hecho mi acusacin; *
he puesto en orden mi causa delante de ti.
Entiendan bien esto, los que se olvidan de Dios; *
no sea que los despedace, y no haya quien los libre.
El que me ofrece sacrificio de alabanza, me honra; *
pero a los que guardan mi camino les har ver la salvacin de Dios".

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Isaas 9:18--10:4
La maldad hace estragos
como un incendio que devora espinos y matorrales
y quema luego los rboles del bosque,
y los lanza por los aires entre torbellinos de humo.
Por la ira del Seor todopoderoso
el pas est incendiado,
el fuego destruye al pueblo;
se comen la carne de sus propios hijos
y no tienen compasin de sus hermanos.
Aqu hay uno que engulle y queda con hambre,
all hay otro que come y no se siente satisfecho.
Manass destruye a Efran, Efran a Manass,
y ambos se lanzan contra Jud.
Y sin embargo la ira del Seor no se ha calmado;
l sigue amenazando todava.
Ay de ustedes, que dictan leyes injustas
y publican decretos intolerables,
que no hacen justicia a los dbiles
ni reconocen los derechos de los pobres de mi pueblo,
que explotan a las viudas
y roban a los hurfanos!
Qu harn ustedes cuando tengan que rendir cuentas,
cuando vean venir de lejos el castigo?
A quin acudirn pidiendo ayuda?
En dnde dejarn sus riquezas?
Si no son humillados y llevados presos,
caern con los que mueran asesinados.
Y sin embargo la ira del Seor no se ha calmado;
l sigue amenazando todava.


Cntico de Moiss Cantemus Domino
Exodo 15:1-6, 11-13, 17-18

Cantar al Seor, porque es excelso y sublime; *
caballos y jinetes ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi refugio es el Seor; *
l se hizo mi Salvador.
El es mi Dios; yo lo alabar; *
el Dios de mis padres; yo lo ensalzar.
El Seor es valiente en la batalla: *
su Nombre es YAHV.
Los carros de Faran y su ejrcito precipit en el mar; *
lo mejor de los escuderos se lo trag el Mar Rojo.
Los cubri el abismo; *
hasta el fondo cayeron como piedra.
Tu diestra, Seor, es gloriosa en su fuerza; *
tu diestra, Seor, aplasta al enemigo.
Quin como t, Seor, entre los dioses?
Quin como t, glorioso en santidad, *
venerado por sus hazaas loables, hacedor de maravillas?
Tendiste tu diestra; *
se los trag la tierra.
Guiaste con tu misericordia al pueblo rescatado: *
lo llevaste con tu poder hasta tu santa morada.
Lo introduces y lo plantas *
en el monte de tu heredad,
El lugar de descanso que te has preparado, *
el santuario, Seor, que tus manos fundaron.
El Seor reinar *
ahora y por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

2 San Pedro 2:10b-16
Son tercos y atrevidos, y no tienen miedo de insultar a los poderes superiores; en cambio, los ngeles, aunque tienen ms fuerza y autoridad, no se atreven, de parte del Seor, a condenar con insultos a esos poderes. Esos hombres son como los animales: no tienen entendimiento, viven solo por instinto y nacen para que los atrapen y los maten. Hablan mal de cosas que no entienden; pero morirn de la misma manera que los animales, sufriendo por lo que han hecho sufrir a otros. Se creen felices entregndose al libertinaje en pleno da. Son una vergenza y un escndalo cuando los acompaan a ustedes en sus fiestas, divirtindose con sus placeres engaosos! No pueden ver a una mujer sin desearla; no se cansan de pecar. Seducen a las almas dbiles; son expertos en la avaricia; son gente maldita. Andan perdidos, porque se han desviado del camino recto. Siguen el ejemplo del profeta Balaam, hijo de Bosor, que quiso ganar dinero haciendo el mal y fue reprendido por su pecado: una asna muda le habl con voz humana y no lo dej seguir con su locura.

Cntico de los Redimidos Magna et mirabilia
Apocalipsis 15:3-4

Grandes y asombrosas son tus obras, *
Seor Dios, Rey del universo;
Justos y fidedignos tus caminos, *
oh Rey de los siglos.
Quin no te acatar y bendecir tu Nombre? *
T slo eres el Santo.
Todas las naciones vendrn y se postrarn ante ti, *
Pues tus hechos justos se hicieron manifiestos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Suscita tu poder, oh Seor, y con gran potencia ven a nosotros; ya que estamos impedidos penosamente por nuestros pecados, haz que tu abundante gracia y misericordia nos ayuden y libren prontamente; por Jesucristo nuestro Seor, a quien contigo y el Espritu Santo, sea el honor y la gloria, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 119 Lucerna pedibus meis

Lmpara es a mis pies tu palabra, *
y lumbrera en mi camino.
He jurado y estoy resuelto *
a guardar tus rectos juicios.
Afligido estoy en gran manera; *
vivifcame, oh Seor, conforme a tu palabra.
Acepta, oh Seor, la ofrenda voluntaria de mis labios, *
y ensame tus juicios.
Mi vida est siempre en peligro; *
por tanto no olvido tu ley.
Me tendieron lazo los malvados, *
pero yo no me desvi de tus mandamientos.
Son tus decretos mi herencia eterna, *
en verdad, el gozo de mi corazn.
Mi corazn inclin a cumplir tus estatutos, *
eternamente y hasta el fin.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5
Demos gracias a Dios.

Demos gracias a Dios.
Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Salvador todopoderoso, que al medioda llamaste a tu siervo San Pablo para ser un apstol a los gentiles: Te rogamos que ilumines al mundo con el resplandor de tu gloria, para que todas las naciones vengan y te adoren; t que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.