Sbado, Adviento III

Oracin Matutina Diaria

Se manifestar la gloria del Seor, y toda carne juntamente la ver. Isaas 40:5

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Nuestro Rey y Salvador se acerca: vengan y adormosle.

Salmo 55
Escucha, oh Dios, mi oracin, *
y no te escondas de mi splica.
Hazme caso y respndeme; *
me agitan mis ansiedades.
Me turba la voz del enemigo, *
la mirada feroz del malvado;
Porque sobre m echan maleficios, *
y con furor me persiguen.
Mi corazn dentro de m trepida, *
y terrores de muerte sobre m han cado.
Temor y temblor vinieron sobre m, *
y espanto me ha cubierto.
Y dije: "Quin me diese alas como de paloma! *
volara yo, y descansara.
Ciertamente huira lejos; *
morara en el desierto.
Me apresurara a escapar *
del viento borrascoso y de la tempestad".
Devralos, Soberano mo; confunde su lenguaje; *
porque he visto violencia y lucha en la ciudad.
Da y noche los vigilantes hacen rondas sobre sus muros, *
pero maldad e intriga hay en medio de ella.
Corrupcin hay en ella; *
opresin y engao no se apartan de sus plazas.
Si un adversario me injuriase, lo habra soportado; *
si un enemigo se alzace contra m, me escondera de l.
Pero eres t, mi amigo ntimo, *
mi compaero y mi confidente.
Nos una una gran intimidad, *
y juntos andbamos con la multitud por la casa de Dios.
Que la muerte les sorprenda; que desciendan vivos a la tumba; *
pues la maldad anida entre ellos.
Pero yo invoco a Dios, *
y el Seor me salva.
Tarde, maana y al medioda, me quejo y lloro, *
y l oye mi voz.
El me rescata en paz de la batalla que me hacen, *
porque son muchos contra m.
Dios, el que reina eternamente, me escucha, y los abate, *
por cuanto no cambian, ni temen a Dios.
Mi compaero levant la mano contra su aliado, *
violando su pacto.
Su hablar es ms suave que la mantequilla, *
pero hay guerra en su corazn.
Sus palabras son ms suaves que el aceite, *
mas ellas son espadas desenvainadas.
Echa sobre el Seor tu carga, y l te sustentar; *
jams permitir que el justo tropiece.
Mas t, oh Dios, hars caer al pozo de perdicin *
a los sanguinarios y engaadores.
No llegarn a la mitad de sus das, *
pero yo en ti confiar.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Isaas 10:20-27
En ese tiempo
los pocos que hayan quedado de Israel,
aquellos del pueblo de Jacob que se hayan salvado,
no volvern a apoyarse en el que los destruy
sino que se apoyarn firmemente
en el Seor, el Dios Santo de Israel.
Unos cuantos del pueblo de Jacob
se volvern hacia el Dios invencible.
Aunque tu pueblo, Israel, sea tan numeroso
como los granos de arena del mar,
solo unos cuantos volvern.
La destruccin est decidida
y se har justicia por completo.
Porque el Seor todopoderoso
ha decidido la destruccin
y la va a llevar a cabo en todo el pas.
El Seor todopoderoso dice as:
"Pueblo mo, que vives en Sin,
no tengas miedo a los asirios,
aunque te golpeen con su vara
y levanten su bastn contra ti
como hicieron los egipcios.
Porque dentro de muy poco tiempo
va a llevarse a cabo el castigo,
y mi ira los destruir.
El Seor todopoderoso los castigar
como cuando derrot a Madin
en la roca de Oreb,
y mostrar su poder contra Asiria
como cuando lo mostr contra Egipto.
En ese da se te quitar
la carga que han puesto sobre tus espaldas,
y ser quebrado el yugo que te han puesto en la nuca."

Cntico de la Creacin Benedicite, omnia opera Domini
Daniel (dc) 3:57-87

Invocacin
Bendigan al Seor, obras todas del Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.
En la bveda celeste, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

I El Orden Csmico
Bendigan al Seor, ngeles y potestades del Seor, *
cielos y aguas que estn sobre los cielos.
Sol y luna, y estrellas del cielo, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, lluvias todas y roco, *
vientos todos, fuego y calor.
Inviernos y veranos, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, fros y heladas, *
gotas de roco y copos de nieve.
Escarchas y fros, hielos y celliscas, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, noches y das, *
luz radiante y oscuridad acogedora.
Rayos y nubes, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

II La Tierra y sus Criaturas
Bendiga la tierra al Seor, *
albele y exltele sobre todo para siempre.
Montes y colinas y cuanto germina en la tierra,
bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, manantiales y fuentes, mares y ros, *
cetceos y cuanto se mueve en las aguas.
Aves del cielo, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, bestias silvestres, *
y todos los rebaos y ganados.
Hombres y mujeres de todos los lugares, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

III El Pueblo de Dios
Bendiga al Seor el pueblo de Dios, *
albele y exltele sobre todo para siempre.
Sacerdotes y siervos del Seor, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, espritus y almas de los justos, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.
Santos y humildes de corazn, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Doxologa
Bendigamos al Seor: Padre, Hijo y Espritu Santo, *
alabmosle y exaltmosle sobre todo para siempre.
En la bveda celeste, bendito sea el Seor, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Judas 17-25
Pero ustedes, queridos hermanos, acurdense de que los apstoles de nuestro Seor Jesucristo les haban dicho: "En los ltimos tiempos habr gente burlona, que vivir de acuerdo con sus malos deseos." Esos son los que causan divisiones; siguen sus deseos naturales y no tienen el Espritu de Dios. Pero ustedes, queridos hermanos, mantnganse firmes en su santsima fe. Oren guiados por el Espritu Santo. Consrvense en el amor de Dios y esperen el da en que nuestro Seor Jesucristo, en su misericordia, nos dar la vida eterna. Tengan compasin de los que dudan. A unos slvenlos sacndolos del fuego, y tengan compasin de otros, aunque cudense de ellos y aborrezcan hasta la ropa que llevan contaminada por su mala vida. El Dios nico, Salvador nuestro, tiene poder para cuidar de que ustedes no caigan, y para presentarlos sin mancha y llenos de alegra ante su gloriosa presencia. A l sea la gloria, la grandeza, el poder y la autoridad, por nuestro Seor Jesucristo, antes, ahora y siempre. Amn.

Cntico de los Redimidos Magna et mirabilia
Apocalipsis 15:3-4

Grandes y asombrosas son tus obras, *
Seor Dios, Rey del universo;
Justos y fidedignos tus caminos, *
oh Rey de los siglos.
Quin no te acatar y bendecir tu Nombre? *
T slo eres el Santo.
Todas las naciones vendrn y se postrarn ante ti, *
Pues tus hechos justos se hicieron manifiestos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Suscita tu poder, oh Seor, y con gran potencia ven a nosotros; ya que estamos impedidos penosamente por nuestros pecados, haz que tu abundante gracia y misericordia nos ayuden y libren prontamente; por Jesucristo nuestro Seor, a quien contigo y el Espritu Santo, sea el honor y la gloria, ahora y por siempre. Amn.

Dios todopoderoso, que despus de la creacin del mundo descansaste de todos tus trabajos, y santificaste un da de reposo para todas tus criaturas: Concede que nosotros, apartando toda ansiedad terrenal, nos dispongamos debidamente para el servicio de tu santuario, y que nuestro descanso aqu en la tierra sea una preparacin para el reposo eterno en el cielo, que has prometido a tu pueblo; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 126 In convertendo
Cuando el Seor cambi la suerte de Sin, *
ramos como los que suean.
Entonces nuestra boca se llen de risa, *
y nuestra lengua de gritos de alegra.
Y decan entre las naciones: *
"Ha hecho el Seor proezas con ellos".
Proezas ha hecho el Seor con nosotros, *
y estamos sumamente alegres.
T, oh Seor, has cambiado nuestra suerte, *
como los torrentes del Neguev.
Los que sembraron con lgrimas, *
con gritos de alegra segarn.
Los que van llorando, llevando la semilla, *
volvern entre cantares, trayendo sus gavillas.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi Nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi Nombre entre las naciones, dice el Seor de los ejrcitos. Malaquas 1:11
Demos gracias a Dios.

Demos gracias a Dios.
Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Seor Jesucristo, que dijiste a tus apstoles, "La paz les dejo, mi paz les doy": No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia; y concdenos la paz y la unidad de esa Ciudad celestial; donde con el Padre y el Espritu Santo t vives y reinas ahora y por siempre. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.