Natividad de Nuestro Seor

Oracin Matutina Diaria

He aqu les doy nuevas de gran gozo, que ser para todo el pueblo: que les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Seor. San Lucas 2:10, 11

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Aleluya! Un nio nos es nacido: vengan y adormosle. Aleluya!

Salmo 2
Por qu se amotinan las gentes, *
y los pueblos piensan cosas vanas?
Por qu se levantan los reyes de la tierra,
y prncipes consultan unidos *
contra el Seor y contra su Ungido?
"Rompamos sus ligaduras", dicen; *
"echemos de nosotros sus cuerdas".
El que mora en los cielos se re; *
el Seor se burla de ellos.
Luego les habla en su furor, *
y los turba con su ira, diciendo:
"Yo mismo he puesto mi rey *
sobre Sin, mi santo monte".
Yo publicar el decreto: *
El Seor me ha dicho: "Mi Hijo eres t;
yo te engendr hoy.
Pdeme, y te dar por herencia las naciones, *
y como posesin tuya los confines de la tierra.
Los quebrantars con vara de hierro, *
como vasija de alfarero los desmenuzars".
Ahora, pues, oh reyes, sean prudentes; *
admitan amonestacin, jueces de la tierra.
Sirvan al Seor con temor, *
y algrense con temblor.
Honren al Hijo, para que no se enoje,
y perezcan en el camino; *
pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados son *
todos los que en l confan.

Salmo 85
Fuiste propicio a tu tierra, oh Seor; *
restauraste la suerte de Jacob.
Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; *
todos sus pecados cubriste.
Reprimiste todo tu enojo; *
te apartaste del ardor de tu ira.
Resturanos, oh Dios nuestro Salvador, *
y haz cesar tu clera contra nosotros.
Estars siempre enojado contra nosotros? *
Prolongars tu ira de edad en edad?
No volvers a darnos vida, *
para que tu pueblo se regocije en ti?
Seor, mustranos tu misericordia, *
y concdenos tu salvacin.
Escuchar lo que dice el Seor Dios; *
porque anuncia paz a su pueblo fiel,
a los que se convierten de corazn.
Ciertamente cercana est su salvacin a cuantos le temen,*
para que habite su gloria en nuestra tierra.
La misericordia y la verdad se encontraron; *
la justicia y la paz se besaron.
La verdad brotar de la tierra, *
y la justicia mirar desde los cielos.
En verdad el Seor dar la lluvia, *
y nuestra tierra dar su fruto.
La justicia ir delante de l, *
y la paz ser senda para sus pasos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Zacaras 2:10-13
El Seor afirma: "Canten de alegra, habitantes de Jerusaln, porque yo vengo a vivir entre ustedes!" Cuando esto suceda, muchas naciones se unirn al Seor. Y l dir: "Tambin estas naciones sern pueblo mo. Y yo vivir entonces entre ustedes." As comprendern ustedes que el Seor todopoderoso me ha enviado. El Seor tomar nuevamente a Jud como su posesin especial en la tierra santa, y proclamar de nuevo a Jerusaln como su ciudad elegida. Que todo el mundo guarde silencio ante el Seor, pues l viene a nosotros desde el santo lugar donde habita!
Cntico de la Creacin Benedicite, omnia opera Domini
Daniel (dc) 3:57-87

Invocacin
Bendigan al Seor, obras todas del Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.
En la bveda celeste, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

I El Orden Csmico
Bendigan al Seor, ngeles y potestades del Seor, *
cielos y aguas que estn sobre los cielos.
Sol y luna, y estrellas del cielo, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, lluvias todas y roco, *
vientos todos, fuego y calor.
Inviernos y veranos, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, fros y heladas, *
gotas de roco y copos de nieve.
Escarchas y fros, hielos y celliscas, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, noches y das, *
luz radiante y oscuridad acogedora.
Rayos y nubes, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

II La Tierra y sus Criaturas
Bendiga la tierra al Seor, *
albele y exltele sobre todo para siempre.
Montes y colinas y cuanto germina en la tierra,
bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, manantiales y fuentes, mares y ros, *
cetceos y cuanto se mueve en las aguas.
Aves del cielo, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, bestias silvestres, *
y todos los rebaos y ganados.
Hombres y mujeres de todos los lugares, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

III El Pueblo de Dios
Bendiga al Seor el pueblo de Dios, *
albele y exltele sobre todo para siempre.
Sacerdotes y siervos del Seor, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Bendigan al Seor, espritus y almas de los justos, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.
Santos y humildes de corazn, bendigan al Seor, *
albenle y exltenle sobre todo para siempre.

Doxologa
Bendigamos al Seor: Padre, Hijo y Espritu Santo, *
alabmosle y exaltmosle sobre todo para siempre.
En la bveda celeste, bendito sea el Seor, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.

1 San Juan 4:7-16
Queridos hermanos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. Dios mostr su amor hacia nosotros al enviar a su Hijo nico al mundo para que tengamos vida por l. El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que l nos am a nosotros y envi a su Hijo, para que, ofrecindose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados. Queridos hermanos, si Dios nos ha amado as, nosotros tambin debemos amarnos unos a otros. A Dios nunca lo ha visto nadie; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor se hace realidad en nosotros. La prueba de que nosotros vivimos en Dios y de que l vive en nosotros, es que nos ha dado su Espritu. Y nosotros mismos hemos visto y declaramos que el Padre envi a su Hijo para salvar al mundo. Cualquiera que reconoce que Jess es el Hijo de Dios, vive en Dios y Dios en l. As hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor, y el que vive en el amor, vive en Dios y Dios en l.

Cntico de los Redimidos Magna et mirabilia
Apocalipsis 15:3-4

Grandes y asombrosas son tus obras, *
Seor Dios, Rey del universo;
Justos y fidedignos tus caminos, *
oh Rey de los siglos.
Quin no te acatar y bendecir tu Nombre? *
T slo eres el Santo.
Todas las naciones vendrn y se postrarn ante ti, *
Pues tus hechos justos se hicieron manifiestos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Omnipotente Dios, t has dado a tu unignito Hijo para asumir nuestra naturaleza, y nacer este da de una virgen pura: Concede que, siendo nacidos de nuevo y hechos tus hijos por adopcin y gracia, seamos renovados cada da con tu Espritu Santo; mediante nuestro Seor Jesucristo, a quien contigo y el mismo Espritu sea el honor y la gloria, ahora y por siempre. Amn.

Dios todopoderoso, que despus de la creacin del mundo descansaste de todos tus trabajos, y santificaste un da de reposo para todas tus criaturas: Concede que nosotros, apartando toda ansiedad terrenal, nos dispongamos debidamente para el servicio de tu santuario, y que nuestro descanso aqu en la tierra sea una preparacin para el reposo eterno en el cielo, que has prometido a tu pueblo; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 126 In convertendo
Cuando el Seor cambi la suerte de Sin, *
ramos como los que suean.
Entonces nuestra boca se llen de risa, *
y nuestra lengua de gritos de alegra.
Y decan entre las naciones: *
"Ha hecho el Seor proezas con ellos".
Proezas ha hecho el Seor con nosotros, *
y estamos sumamente alegres.
T, oh Seor, has cambiado nuestra suerte, *
como los torrentes del Neguev.
Los que sembraron con lgrimas, *
con gritos de alegra segarn.
Los que van llorando, llevando la semilla, *
volvern entre cantares, trayendo sus gavillas.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi Nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi Nombre entre las naciones, dice el Seor de los ejrcitos. Malaquas 1:11
Demos gracias a Dios.

Demos gracias a Dios.
Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Seor Jesucristo, que dijiste a tus apstoles, "La paz les dejo, mi paz les doy": No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia; y concdenos la paz y la unidad de esa Ciudad celestial; donde con el Padre y el Espritu Santo t vives y reinas ahora y por siempre. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.