Fiesta de los Santo Inocentes

Oracin Matutina Diaria

Ya no son extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios. Efesios 2:19

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Aleluya! El Seor es glorios en sus santos: vengan y adormosle. Aleluya!

Salmo 2
Por qu se amotinan las gentes, *
y los pueblos piensan cosas vanas?
Por qu se levantan los reyes de la tierra,
y prncipes consultan unidos *
contra el Seor y contra su Ungido?
"Rompamos sus ligaduras", dicen; *
"echemos de nosotros sus cuerdas".
El que mora en los cielos se re; *
el Seor se burla de ellos.
Luego les habla en su furor, *
y los turba con su ira, diciendo:
"Yo mismo he puesto mi rey *
sobre Sin, mi santo monte".
Yo publicar el decreto: *
El Seor me ha dicho: "Mi Hijo eres t;
yo te engendr hoy.
Pdeme, y te dar por herencia las naciones, *
y como posesin tuya los confines de la tierra.
Los quebrantars con vara de hierro, *
como vasija de alfarero los desmenuzars".
Ahora, pues, oh reyes, sean prudentes; *
admitan amonestacin, jueces de la tierra.
Sirvan al Seor con temor, *
y algrense con temblor.
Honren al Hijo, para que no se enoje,
y perezcan en el camino; *
pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados son *
todos los que en l confan.

Salmo 26
Jzgame, oh Seor, porque en integridad he andado; *
he confiado asimismo en el Seor sin titubear.
Escudrame, oh Seor, y prubame; *
examina mis pensamientos y mi corazn;
Porque tu amor est delante de mis ojos; *
he andado fielmente contigo.
No he frecuentado personas intiles, *
ni me he asociado con los engaadores.
Aborrec la reunin de los malhechores, *
y con los impos nunca me sentar.
Lavar en inocencia mis manos, *
y as andar alrededor de tu altar, oh Seor,
Cantando himnos de alabanza, *
y contando todas tus obras maravillosas.
Seor, la habitacin de tu casa yo amo, *
y el lugar de la morada de tu gloria.
No arrebates mi alma con los pecadores, *
ni mi vida con los sanguinarios,
Cuyas manos estn llenas de tramas, *
y cuya diestra est llena de sobornos.
Mas yo andar en integridad; *
redmeme, oh Seor, y ten misericordia de m.
Mi pie se mantiene firme en medio de los justos; *
en las asambleas bendecir al Seor.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Isaas 49:13-23
Cielo, grita de alegra!
Tierra, llnate de gozo!
Montaas, lancen gritos de felicidad!
Porque el Seor ha consolado a su pueblo,
ha tenido compasin de l en su afliccin.
"Sin deca:
'El Seor me abandon,
mi Dios se olvid de m.'
Pero acaso una madre olvida
o deja de amar a su propio hijo?
Pues aunque ella lo olvide,
yo no te olvidar.
Yo te llevo grabada en mis manos,
siempre tengo presentes tus murallas.
Los que te reconstruyen van ms de prisa
que los que te destruyeron;
ya se han ido los que te arrasaron.
Levanta los ojos y mira alrededor,
mira cmo se renen todos
y vuelven hacia ti.
"Yo, el Seor, juro por mi vida
que todos ellos sern como joyas que te pondrs,
como los adornos de una novia.
Tu pas estaba en ruinas,
destruido, arrasado;
pero ahora tu territorio
ser pequeo para tus habitantes.
Los que te destruyeron estn lejos.
Los hijos que dabas por perdidos
te dirn al odo:
'Este pas es demasiado pequeo para nosotros;
haznos lugar para vivir.'
Y t dirs en tu interior:
'Quin me ha dado estos hijos?
Yo no tena hijos, ni poda tenerlos;
estaba desterrada y apartada,
quin los cri?
Me haban dejado sola,
de dnde vinieron?' "
El Seor dice:
"Voy a dar rdenes a las naciones;
voy a dar una seal a los pueblos
para que traigan en brazos a tus hijos,
y a tus hijas las traigan sobre los hombros.
Los reyes sern tus padres adoptivos,
y las princesas tus nieras.
Se inclinarn hasta el suelo delante de ti,
y lamern el polvo de tus pies.
Y reconocers que yo soy el Seor,
y que los que en m confan no quedan defraudados."

Cntico de Alabanza Benedictus es, Domine
Daniel (dc) 3:26, 52-56

Bendito eres t, Seor Dios de nuestros padres; *
digno de alabanza, eres bendito.
Bendito el fulgor de tu santo Nombre, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria, *
en el trono de tu reino eres bendito.
Bendito eres, sentado sobre querubines, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.
Bendito t, que sondeas los abismos; *
en la bveda celeste eres bendito.
Bendito t: Padre, Hijo y Espritu Santo, *
alabado y exaltado sobre todo para siempre.

San Mateo 18:1-14
En aquella misma ocasin los discpulos se acercaron a Jess y le preguntaron: “Quin es el ms importante en el reino de los cielos?” Jess llam entonces a un nio, lo puso en medio de ellos y dijo: “Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como nios, no entrarn en el reino de los cielos. El ms importante en el reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este nio. Y el que recibe en mi nombre a un nio como este, me recibe a m. A cualquiera que haga caer en pecado a uno de estos pequeos que creen en m, ms le valdra que lo hundieran en lo profundo del mar con una gran piedra de molino atada al cuello. Qu malo es para el mundo que haya tantas incitaciones al pecado! Tiene que haberlas, pero ay del hombre que haga pecar a los dems! Por eso, si tu mano o tu pie te hacen caer en pecado, crtatelos y chalos lejos de ti; es mejor que entres en la vida manco o cojo, y no que con tus dos manos y tus dos pies seas arrojado al fuego eterno. Y si tu ojo te hace caer en pecado, scatelo y chalo lejos de ti; es mejor que entres en la vida con un solo ojo, y no que con tus dos ojos seas arrojado al fuego del infierno. No desprecien a ninguno de estos pequeos. Pues les digo que en el cielo los ngeles de ellos estn mirando siempre el rostro de mi Padre celestial. Qu les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extrava una de ellas, acaso no dejar las otras noventa y nueve en el monte, para ir a buscar la oveja extraviada? Y si logra encontrarla, de seguro se alegrar ms por esa oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron. As tambin, el Padre de ustedes que est en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeos.”

Cntico al Cordero Dignus es
Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Seor nuestro Dios, *
atribuirte la gloria, el honor y el poder;
Porque t has creado el universo, *
y por tu voluntad existi y fue creado.
Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *
porque con tu sangre compraste para Dios,
De toda raza, lengua, pueblo y nacin, *
un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.
Por tanto, al que est sentado en el trono, *
y a Cristo el Cordero,
Sean adoracin y honor, gloria y seoro, *
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Recordamos en este da, oh Dios, la matanza de los nios inocentes de Beln, ordenada por el Rey Herodes. Recibe, te suplicamos, en tus brazos de misericordia, a todas las vctimas inocentes; y por tu gran poder frustra los designios de tiranos sanguinarios, y establece tu dominio de justicia, amor y paz; por Jesucristo nuestro Seor, que vive y reina contigo, en la unidad del Espritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 126 In convertendo
Cuando el Seor cambi la suerte de Sin, *
ramos como los que suean.
Entonces nuestra boca se llen de risa, *
y nuestra lengua de gritos de alegra.
Y decan entre las naciones: *
"Ha hecho el Seor proezas con ellos".
Proezas ha hecho el Seor con nosotros, *
y estamos sumamente alegres.
T, oh Seor, has cambiado nuestra suerte, *
como los torrentes del Neguev.
Los que sembraron con lgrimas, *
con gritos de alegra segarn.
Los que van llorando, llevando la semilla, *
volvern entre cantares, trayendo sus gavillas.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Si alguno est en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aqu todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcili consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliacin. 2 Corintios 5:17-18
Demos gracias a Dios.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Bendito Salvador, en esta hora colgabas en la cruz, extendiendo tus brazos amorosos: Concede que todos los pueblos de la tierra miren hacia ti y sean salvos; por tu entraable misericordia. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.