Oracin Vespertina Diaria

Aleluya! Cristo ha resucitado
Es verdad! El Seor ha resucitado. Aleluya!

Confesin de Pecado
Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazn; no hemos amado a nuestro prjimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdnanos; as tu voluntad ser nuestra alegra y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amn.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Seor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Luz Alegrante Phos hilaron
Luz alegrante,
claridad pura del sempiterno Padre celestial,
Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,
y nuestros ojos miran la luz vespertina,
te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,
Hijo y Espritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos
con voces gozosas,
oh Hijo de Dios, Dador de la vida;
por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 91
El que habita al abrigo del Altsimo, *
mora bajo la sombra del Omnipotente.
Dir al Seor: "Refugio mo y castillo mo, *
mi Dios, en quien confo".
El te librar del lazo del cazador, *
de la peste destructora.
Con sus plumas te cubrir, y debajo de sus alas estars seguro; *
escudo y adarga ser su fidelidad.
No temers espanto nocturno, *
ni saeta que vuele de da;
Ni pestilencia que acecha en la oscuridad, *
ni enfermedad que a medioda desola.
Caern a tu lado mil, y diez mil a tu diestra, *
mas a ti no te alcanzar.
Ciertamente con tus ojos mirars, *
y vers la recompensa de los malvados;
Porque hiciste del Seor tu refugio, *
del Altsimo, tu habitacin,
No te sobrevendr mal alguno, *
ni plaga tocar tu morada.
Pues a sus ngeles mandar cerca de ti, *
que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarn, *
para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el len y el spid pisars; *
hollars al cachorro del len y a la serpiente.
"Por cuanto ha hecho pacto de amor conmigo, yo lo librar; *
lo proteger, por cuanto ha conocido mi Nombre.
Me invocar, y yo le responder; *
con l estar en la angustia; lo librar, y le glorificar.
Lo saciar de largos das, *
y le mostrar mi salvacin".

Salmo 92
Bueno es darte gracias, oh Seor, *
y cantar alabanzas a tu Nombre, oh Altsimo;
Anunciar por la maana tu misericordia, *
y tu fidelidad por la noche;
En la ctara y en la lira, *
y con la meloda del arpa;
Por cuanto me has alegrado, oh Seor, con tus hazaas; *
las obras de tus manos aclamo con jbilo.
Cun grandes son tus obras, oh Seor! *
Qu profundos tus designios!
El tonto no sabe, y el necio no entiende, *
que si bien los malvados crecen como la hierba,
y florecen todos los que hacen iniquidad;
Florecen slo para ser destruidos eternamente; *
mas t, oh Seor, eres excelso por siempre jams;
Porque he aqu, tus enemigos, oh Seor, he aqu, perecern tus enemigos, *
y sern esparcidos todos los que hacen iniquidad.
Pero t aumentaste mis fuerzas como las del bfalo; *
me ungiste con aceite fresco.
Mis ojos se han regocijado ante la huida de mis enemigos, *
y mis odos ante la derrota de los malignos,
de los que se levantaron contra m.
Los justos florecern como palmera; *
se alzarn como cedros del Lbano;
Los plantados en la casa del Seor *
florecern en los atrios de nuestro Dios.
En la vejez seguirn dando fruto, *
y estarn lozanos y frondosos,
Para proclamar la rectitud del Seor, *
mi Roca, en quien no existe falta.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo:
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

San Mateo 7:22-27
Aquel da muchos me dirn: Seor, Seor!, hemos hablado en tu nombre, y en tu nombre hemos expulsado demonios y realizado muchos milagros. Entonces yo les dir claramente: Nunca les conoc. Aljense de m ustedes que hacen el mal! Si uno escucha estas palabras mas y las pone en prctica, dirn de l: aqu tienen al hombre sabio y prudente, que edific su casa sobre roca. Cay la lluvia, se desbordaron los ros, soplaron los vientos y se arrojaron contra aquella casa, pero la casa no se derrumb, porque tena los cimientos sobre roca. Pero dirn del que oye estas palabras mas, y no las pone en prctica: aqu tienen a un tonto que construy su casa sobre arena. Cay la lluvia, se desbordaron los ros, soplaron los vientos y se arrojaron contra esa casa: la casa se derrumb y todo fue un gran desastre.

Cntico de Simen Nunc dimittis
San Lucas 2:29-32

Ahora despides, Seor, a tu siervo, *
conforme a tu palabra, en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones, *
y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.


Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

Que esta noche sea santa, buena y pacfica,
Te rogamos, Seor.
Que tus santos ngeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,
Te rogamos, Seor.
Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,
Te rogamos, Seor.
Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,
Te rogamos, Seor.
Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.
Te rogamos, Seor.
Que tu Espritu Santo nos una en la comunin de todos tus santos, encomendndonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,
Te rogamos, Seor.

Seor Jesucristo, por tu muerte quitaste el aguijn de la muerte: Concede a tus siervos que caminemos de tal modo en la fe hacia el lugar a donde t nos has precedido, que al fin durmamos apaciblemente en ti, y despertemos a tu semejanza; por amor de tu tierna misericordia. Amn.

Oh Dios, t has preparado para los que te aman cosas tan buenas que sobrepasan nuestro entendimiento: Infunde en nuestros corazones tal amor hacia ti, que, amndote en todo y sobre todas las cosas, obtengamos tus promesas, que exceden todo lo que podamos anhelar; por Jesucristo tu Hijo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amn.

Oh Dios, t eres la vida de los que viven, la luz de los fieles, la fortaleza de los que trabajan, y el descanso de los muertos: Te damos gracias por las bendiciones del da que termina, y humildemente te suplicamos nos des tu proteccin durante la noche que comienza. Llvanos en seguridad hasta las horas del alba; por aqul que muri y resucit por nosotros, tu Hijo nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Qudate con nosotros, Seor Jess, ahora que la noche se acerca y ha pasado el da. S nuestro compaero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fraccin del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amn.

Vela, oh amantsimo Seor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ngeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Seor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadcete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias.

Accin de Gracias en General
Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creacin, preservacin y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redencin del mundo por nuestro Seor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazn verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no slo con nuestros labios, sino tambin con nuestras vidas, entregndonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los das de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Seor, a quien, contigo y el Espritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a l en la Iglesia de generacin en generacin, y en Cristo Jess por los siglos de los siglos. Amn. Efesios 3:20, 21