Oracin Vespertina Diaria

Adoren al Seor en la hermosura de la santidad; tiemble delante de l toda la tierra. Salmo 96:9

Confesin de Pecado
Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazn; no hemos amado a nuestro prjimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdnanos; as tu voluntad ser nuestra alegra y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amn.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Seor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Luz Alegrante Phos hilaron
Luz alegrante,
claridad pura del sempiterno Padre celestial,
Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,
y nuestros ojos miran la luz vespertina,
te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,
Hijo y Espritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos
con voces gozosas,
oh Hijo de Dios, Dador de la vida;
por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 22
Dios mo, Dios mo, Por qu me has desamparado? *
Por qu ests lejos de mi splica,
y de las palabras de mi clamor?
Dios mo, clamo de da, y no respondes; *
de noche tambin, y no hay para m reposo.
Pero t eres el Santo, *
entronizado sobre las alabanzas de Israel.
En ti esperaron nuestros antepasados; *
esperaron, y t los libraste.
Clamaron a ti, y fueron librados; *
confiaron en ti, y no fueron avergonzados.
Mas yo soy gusano, y no hombre, *
oprobio de todos y desprecio del pueblo.
Todos los que me ven, escarnecen de m; *
estiran los labios y menean la cabeza, diciendo:
"Acudi al Seor, lbrele l; *
slvele, si tanto lo quiere".
Pero t eres el que me sac del vientre, *
y me tenas confiado en los pechos de mi madre.
A ti fui entregado antes de nacer, *
desde el vientre de mi madre, t eres mi Dios.
No te alejes de m, porque la angustia est cerca, *
porque no hay quien ayude.
Me rodean muchos novillos; *
fuertes toros de Basn me circundan.
Abren sobre m las bocas, *
como len rapante y rugiente.
Soy derramado como aguas;
todos mis huesos se descoyuntan; *
mi corazn, como cera, se derrite en mis entraas.
Como un tiesto est seca mi boca;
mi lengua se pega al paladar; *
y me has puesto en el polvo de la muerte;
Porque jauras de perros me rodean,
y pandillas de malignos me cercan; *
horadan mis manos y mis pies;
contar puedo todos mis huesos.
Me miran de hito en hito, y con satisfaccin maligna; *
reparten entre s mis vestidos; sobre mi ropa echan suertes.
Mas t, oh Seor, no te alejes; *
fortaleza ma, apresrate a socorrerme.
Salva de la espada mi garganta, *
mi faz del filo del hacha.
Slvame de la boca del len, *
a este pobre, de los cuernos del bfalo.
Proclamar tu Nombre a mis hermanos; *
en medio de la congregacin te alabar.
Los que temen al Seor, albenle; *
glorifquenle, oh vstago de Jacob;
tengan miedo de l, oh descendencia de Israel;
Porque no menospreci ni abomin la afliccin de los afligidos,
ni de ellos escondi su rostro; *
sino que cuando clamaron a l, los oy.
De ti ser mi alabanza en la gran congregacin; *
mis votos pagar delante de los que le temen.
Comern los pobres, y sern saciados,
alabarn al Seor los que le buscan: *
Viva su corazn para siempre!
Se acordarn y se volvern al Seor todos los confines de la tierra, *
y todas las familias de las naciones delante de ti se inclinan
Porque del Seor es el reino, *
y l rige las naciones.
Slo ante l se postrarn los que duermen en la tierra; *
delante de l doblarn la rodilla todos los que bajan al polvo.
Me har vivir para l; mi descendencia le servir; *
ser contada como suya para siempre.
Vendrn y anunciarn al pueblo an no nacido *
los hechos asombrosos que hizo.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo:
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Mateo 12:1-14

1 Por aquel tiempo, Jess caminaba un sbado entre los sembrados. Sus discpulos sintieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas de trigo y a comer los granos.

2 Los fariseos lo vieron, y dijeron a Jess: Mira, tus discpulos estn haciendo algo que no est permitido hacer en sbado.

3 l les contest: No han ledo ustedes lo que hizo David en una ocasin en que l y sus compaeros tuvieron hambre?

4 Pues entr en la casa de Dios y comieron los panes consagrados a Dios, los cuales no les estaba permitido comer ni a l ni a sus compaeros, sino solamente a los sacerdotes.

5 O no han ledo en la ley de Moiss que los sacerdotes en el templo no cometen pecado aunque no descansen el sbado?

6 Pues les digo que aqu hay algo ms importante que el templo.

7 Ustedes no han entendido el significado de estas palabras: 'Lo que quiero es que sean compasivos, y no que ofrezcan sacrificios.' Si lo hubieran entendido, no condenaran a quienes no han cometido ninguna falta.

8 Pues bien, el Hijo del hombre tiene autoridad sobre el sbado.

9 Jess se fue de all y entr en la sinagoga del lugar.

10 Haba en ella un hombre que tena una mano tullida; y como buscaban algn pretexto para acusar a Jess, le preguntaron: Est permitido sanar a un enfermo en sbado?

11 Jess les contest: Quin de ustedes, si tiene una oveja y se le cae a un pozo en sbado, no va y la saca?

12 Pues cunto ms vale un hombre que una oveja! Por lo tanto, s est permitido hacer el bien los sbados.

13 Entonces le dijo a aquel hombre: Extiende la mano. El hombre la extendi, y le qued tan sana como la otra.

14 Pero cuando los fariseos salieron, comenzaron a hacer planes para matar a Jess.

Cntico de Simen Nunc dimittis
San Lucas 2:29-32

Ahora despides, Seor, a tu siervo, *
conforme a tu palabra, en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones, *
y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.


Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

Que esta noche sea santa, buena y pacfica,
Te rogamos, Seor.
Que tus santos ngeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,
Te rogamos, Seor.
Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,
Te rogamos, Seor.
Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,
Te rogamos, Seor.
Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.
Te rogamos, Seor.
Que tu Espritu Santo nos una en la comunin de todos tus santos, encomendndonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,
Te rogamos, Seor.

Seor Jesucristo, por tu muerte quitaste el aguijn de la muerte: Concede a tus siervos que caminemos de tal modo en la fe hacia el lugar a donde t nos has precedido, que al fin durmamos apaciblemente en ti, y despertemos a tu semejanza; por amor de tu tierna misericordia. Amn.

Dios omnipotente y de misericordia, gurdanos en tu bondad de todo aquello que pueda causarnos dao; para que, dispuestos tanto en mente como en cuerpo, con alegra de corazn, logremos lo que sea propio a tus designios; por Jesucristo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo , un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, t eres la vida de los que viven, la luz de los fieles, la fortaleza de los que trabajan, y el descanso de los muertos: Te damos gracias por las bendiciones del da que termina, y humildemente te suplicamos nos des tu proteccin durante la noche que comienza. Llvanos en seguridad hasta las horas del alba; por aqul que muri y resucit por nosotros, tu Hijo nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Qudate con nosotros, Seor Jess, ahora que la noche se acerca y ha pasado el da. S nuestro compaero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fraccin del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amn.

Vela, oh amantsimo Seor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ngeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Seor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadcete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias.

Accin de Gracias en General
Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creacin, preservacin y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redencin del mundo por nuestro Seor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazn verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no slo con nuestros labios, sino tambin con nuestras vidas, entregndonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los das de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Seor, a quien, contigo y el Espritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a l en la Iglesia de generacin en generacin, y en Cristo Jess por los siglos de los siglos. Amn. Efesios 3:20, 21