Oracin Matutina Diaria

Aleluya! Cristo ha resucitado
Es verdad! El Seor ha resucitado. Aleluya!

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Aleluya! Es verdad, el Seor ha resucitado: vengan y adormosle. Aleluya!

Cristo Nuestra Pascua Pascha nostrum
Corintios 5:7-8; Romanos 6:9-11; Corintios 15:20-22

Aleluya!
Cristo, nuestra Pascua, se ha sacrificado por nosotros. *
Celebremos la fiesta!
No con la vieja levadura, la levadura de malicia y de maldad, *
sino con el pan zimo de sinceridad y verdad. Aleluya!

Cristo, siendo resucitado de los muertos, ya no muere; *
la muerte ya no tiene seoro sobre l.
Su muerte fue un morir al pecado de una vez para siempre, *
mas su vida es un vivir para Dios.
As tambin ustedes, considrense muertos al pecado, *
pero vivos para Dios en Jesucristo nuestro Seor.
Aleluya!

Cristo ha sido resucitado de los muertos, *
primicia de los que durmieron;
Porque habiendo venido por un hombre la muerte, *
tambin por un hombre vino la resurreccin de los muertos.
Pues as como en Adn mueren todos, *
as tambin en Cristo todos sern vivificados. Aleluya!

Salmo 93
El Seor es Rey; se ha vestido de esplendor; *
el Seor se ha vestido y ceido de poder.
De tal manera afirm el orbe, *
que no se le puede mover.
Firme es tu trono desde siempre; *
t eres eternamente.
Alzaron las aguas, oh Seor, las aguas alzaron su voz; *
alzaron sus ondas aplastantes.
Ms potente que la voz de muchas aguas,
ms potente que los rompientes del mar, *
ms potente es el Seor en las alturas.
Tus testimonios son muy firmes; *
la santidad es el adorno de tu casa, oh Seor, por los siglos y para siempre.

Salmo 96
Canten al Seor cntico nuevo;*
canten al Seor, toda la tierra.
Canten al Seor, bendigan su Nombre; *
proclamen de da en da su victoria.
Pregonen entre las naciones su gloria, *
en todos los pueblos sus maravillas;
Porque grande es el Seor, y muy digno de alabanza; *
ms temible es que todos los dioses;
Porque todos los dioses de los pueblos son dolos; *
pero es el Seor que ha hecho los cielos.
Oh, la majestad y la magnificencia de su presencia! *
Oh, la fuerza y el esplendor de su santuario!
Rindan al Seor, oh familias de los pueblos, *
rindan al Seor la honra y el poder.
Rindan al Seor la gloria debida a su Nombre; *
traigan ofrendas, y entren en sus atrios.
Adoren al Seor en la hermosura de la santidad; *
tiemble delante de l toda la tierra.
Pregonen entre las naciones: "El Seor es Rey; *
de tal manera ha afirmado el orbe que no ser conmovido;
juzgar a los pueblos con equidad".
Algrense los cielos, y gcese la tierra;
truene la mar y su plenitud; *
regocjese el campo, y todo lo que en l est.
Entonces aclamarn con jbilo todos los rboles del bosque,
delante del Seor cuando llegue, *
cuando llegue a juzgar la tierra.
Juzgar al mundo con justicia, *
y a los pueblos con SU verdad.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Levtico 25:1-17
Yav dijo a Moiss en el monte Sina: Di a los hijos de Israel: Cuando hayan entrado en el pas que les voy a dar, la tierra tendr su descanso el ao sptimo en honor a Yav. Durante seis aos sembrars tu campo, podars tu via y cosechars sus frutos, pero el sptimo ao ser un sbado, un Gran sbado para la tierra, un descanso en honor de Yav. No sembrars tu campo ni podars tu via; tampoco segars los rebrotes de la ltima cosecha, ni vendimiars los racimos de tu via sin cultivar: ser un ao de Gran descanso para la tierra. Lo que produzca naturalmente la tierra durante su descanso, servir de comida a ti, a tu siervo y a tu sierva, a tu jornalero y al extranjero que vive junto a ti. Tambin tus animales comern lo que produce naturalmente la tierra, igual que las bestias del campo. Despus de pasadas siete semanas de aos, es decir, cuarenta y nueve aos, al llegar el da diez del sptimo mes, hars resonar el cuerno. Ser entonces el da del Perdn, y hars resonar el cuerno en todo el pas. El ao cincuenta ser para ustedes un ao santo, un ao en que proclamarn una amnista para todos los habitantes del pas. Ser para ustedes el jubileo. Los que haban tenido que empear su propiedad, la recobrarn. Los esclavos regresarn a su familia. Este ao cincuenta ser para ustedes el jubileo. No sembrarn ni segarn los rebrotes, ni vendimiarn la via sin cultivar, pues es ao jubilar. Ser para ustedes un ao santo en que comern de lo que el campo produce por s solo. Este ao jubilar, cada uno volver a su propiedad. Por eso, si venden o compran algo a su prjimo, no lo engaen: Pagars a tu prjimo de acuerdo al nmero de aos transcurridos despus del jubileo y, segn el nmero de aos de cosecha, l te fijar el precio de venta: cuantos ms aos quedan, mayor ser el precio; cuantos menos aos queden, tanto menor ser, porque lo que l vende es el nmero de cosechas. Ninguno de ustedes dae a su prjimo; antes bien, teme a tu Dios, pues yo soy Yav tu Dios.

Cntico de Zacaras Benedictus Dominus Deus
San Lucas 1:68-79

Bendito sea el Seor, Dios de Israel, *
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
Suscitndonos un poderoso Salvador *
en la casa de David su siervo,
Segn lo haba predicho desde antiguo *
por boca de sus santos profetas.
Es el Salvador que nos libra de nuestros enemigos,
y de la mano de todos los que nos odian,
Realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, *
recordando su santa alianza
y el juramento que jur a nuestro padre Abrahn;
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos, *
le sirvamos con santidad y justicia
en su presencia, todos nuestros das.
Y a ti, nio, te llamarn profeta del Altsimo, *
porque irs delante del Seor a preparar sus caminos, *
Anunciando a su pueblo la salvacin, *
el perdn de sus pecados.
Por la entraable misericordia de nuestro Dios, *
nos visitar el sol que nace de lo alto,
Para iluminar a los que viven en tinieblas y
en sombra de muerte, *
para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Santiago 1:2-8, 16-18
Hermanos, considrense afortunados cuando les toca soportar toda clase de pruebas. Esta puesta a prueba de la fe desarrolla la capacidad de soportar, y la capacidad de soportar debe llegar a ser perfecta, si queremos ser perfectos, completos, sin que nos falte nada. Si alguno de ustedes ve que le falta sabidura, que se la pida a Dios, pues da con agrado a todos sin hacerse rogar. El se la dar. Pero hay que pedir con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que estn a merced del viento. Esa gente no puede esperar nada del Seor, son personas divididas y toda su existencia ser inestable. Hermanos muy queridos, no se equivoquen: son las cosas buenas y los dones perfectos los que proceden de lo alto y descienden del Padre que es luz; all no retornan las noches ni pasan las sombras. Muy libremente nos dio vida y nos hizo hijos suyos mediante la palabra de la verdad, para que furamos la flor de su creacin.

Te Deum Te Deum laudamus

A ti, como Dios, te alabamos;
a ti, Seor, te reconocemos;
a ti, eterno Padre, te venera toda la tierra.
Los ngeles todos, los cielos y todas
las potestades te honran;
los querubines y serafines te cantan sin cesar:
Santo, santo, santo es el Seor, Dios del universo.
Llenos estn el cielo y la tierra de tu gloria.
A ti te ensalza el glorioso coro de los apstoles,
la multitud admirable de los profetas,
la brillante muchedumbre de los mrtires.
A ti te glorifica la santa Iglesia por todo el orbe;
A ti, Padre de majestad inmensa,
a tu adorable, verdadero y nico Hijo,
tambin al Espritu Santo, el Parclito.
T eres el Rey de la gloria, oh Cristo;
t eres el Hijo nico del Padre;
t, al hacerte hombre para salvarnos,
no desdeaste el seno de la Virgen.
T, quebrantando el aguijn de la muerte,
abriste a los creyentes el reino del cielo.
T ests sentado a la derecha del Padre.
Creemos que un da has de venir como juez.
Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos contemos entre tus santos.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Oh Dios, t nos alegras con el recuerdo semanal de la gloriosa resurreccin de tu Hijo nuestro Seor: Concdenos tal bendicin en este da, mediante nuestra adoracin, que ocupemos todos los das de esta semana en tu favor; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, t has preparado para los que te aman cosas tan buenas que sobrepasan nuestro entendimiento: Infunde en nuestros corazones tal amor hacia ti, que, amndote en todo y sobre todas las cosas, obtengamos tus promesas, que exceden todo lo que podamos anhelar; por Jesucristo tu Hijo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14