Oracin Matutina Diaria

Aleluya! Cristo ha resucitado
Es verdad! El Seor ha resucitado. Aleluya!

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Aleluya! Es verdad, el Seor ha resucitado: vengan y adormosle. Aleluya!

Cristo Nuestra Pascua Pascha nostrum
Corintios 5:7-8; Romanos 6:9-11; Corintios 15:20-22

Aleluya!
Cristo, nuestra Pascua, se ha sacrificado por nosotros. *
Celebremos la fiesta!
No con la vieja levadura, la levadura de malicia y de maldad, *
sino con el pan zimo de sinceridad y verdad. Aleluya!

Cristo, siendo resucitado de los muertos, ya no muere; *
la muerte ya no tiene seoro sobre l.
Su muerte fue un morir al pecado de una vez para siempre, *
mas su vida es un vivir para Dios.
As tambin ustedes, considrense muertos al pecado, *
pero vivos para Dios en Jesucristo nuestro Seor.
Aleluya!

Cristo ha sido resucitado de los muertos, *
primicia de los que durmieron;
Porque habiendo venido por un hombre la muerte, *
tambin por un hombre vino la resurreccin de los muertos.
Pues as como en Adn mueren todos, *
as tambin en Cristo todos sern vivificados. Aleluya!

Salmo 85
Fuiste propicio a tu tierra, oh Seor; *
restauraste la suerte de Jacob.
Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; *
todos sus pecados cubriste.
Reprimiste todo tu enojo; *
te apartaste del ardor de tu ira.
Resturanos, oh Dios nuestro Salvador, *
y haz cesar tu clera contra nosotros.
Estars siempre enojado contra nosotros? *
Prolongars tu ira de edad en edad?
No volvers a darnos vida, *
para que tu pueblo se regocije en ti?
Seor, mustranos tu misericordia, *
y concdenos tu salvacin.
Escuchar lo que dice el Seor Dios; *
porque anuncia paz a su pueblo fiel,
a los que se convierten de corazn.
Ciertamente cercana est su salvacin a cuantos le temen,*
para que habite su gloria en nuestra tierra.
La misericordia y la verdad se encontraron; *
la justicia y la paz se besaron.
La verdad brotar de la tierra, *
y la justicia mirar desde los cielos.
En verdad el Seor dar la lluvia, *
y nuestra tierra dar su fruto.
La justicia ir delante de l, *
y la paz ser senda para sus pasos.

Salmo 86
Inclina, oh Seor, tu odo, y respndeme, *
porque estoy afligido y menesteroso.
Guarda mi vida, pues te soy fiel; *
salva a tu siervo que en ti confa.
Ten misericordia de m, porque t eres mi Dios; *
a ti clamo todo el da.
Alegra el alma de tu siervo, *
porque a ti, oh Seor, levanto mi alma;
Porque t, oh Seor, eres bueno y clemente, *
y rico en misericordia con los que te invocan.
Escucha, oh Seor, mi oracin; *
atiende a la voz de mi splica.
En el da de mi angustia te llamar, *
porque t me responders.
Oh Seor, ninguno hay como t entre los dioses, *
ni nada que iguale tus obras.
Todas las naciones que hiciste, oh Seor,
vendrn a adorarte, *
y glorificarn tu Nombre;
Porque t eres grande, y hacedor de maravillas; *
slo t eres Dios.
Ensame, oh Seor, tu camino,
para que siga yo en tu verdad; *
afirma mi corazn, para que tema tu Nombre.
Te dar gracias de todo corazn, oh Seor mi Dios; *
glorificar tu Nombre para siempre;
Porque grande es tu misericordia para conmigo; *
me has librado del Abismo profundo.
Oh Dios, los soberbios se levantan contra m;
una banda de hombres violentos busca mi vida; *
no te han puesto delante de sus ojos;
Mas t, oh Seor, eres misericordioso y clemente, *
tardo para la ira, y rico en gracia y verdad.
Mrame, y ten misericordia de m; *
da de tu fuerza a tu siervo,
y salva al hijo de tu sierva.
Dame una seal de tu favor,
para que la vean los que me odian, y se avergencen; *
porque t, oh Seor, me ayudaste y me consolaste.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

1 Samuel 2:1-10
Entonces Ana pronunci este cntico:
Mi corazn se alegra con Yav,
llena de fuerza me siento con Yav;
ya puedo responder a quienes me ofendan
porque me salvaste, y soy feliz.
No hay otro Santo que Yav,
nadie hay fuera de ti
ni otra roca fuera de nuestro Dios.
Basta de palabras altaneras,
no salga ms la arrogancia de sus bocas.
Yav es un Dios que todo lo sabe,
l es quien pesa las acciones.
Se rompe el arco de los poderosos,
pero de fuerza se cien los dbiles.
Los satisfechos trabajan por un pan,
pero los hambrientos ahora descansan;
la que era estril tiene siete partos,
otra, con muchos hijos, queda sola;
Yav da muerte y vida,
hace bajar al lugar de los muertos
y hace que de all vuelvan.
Yav empobrece y enriquece,
El humilla, pero luego levanta.
Saca del polvo al pequeo
y retira al pobre del estircol
para que se siente entre los grandes
y para darle un trono de gloria.
De Yav son la tierra y sus columnas,
sobre ellas el mundo estableci.
l gua los pasos de sus fieles,
pero los malos desaparecen en las tinieblas:
pues no por la fuerza triunfa el hombre.
Cuando truena en los cielos el Altsimo,
los que odian a Yav son aplastados!
Yav manda hasta el confn del mundo:
da la fuerza a su Rey
y hace invencible a su Ungido.

Segundo Cntico de Isaas Quaerite Dominum
Isaas 55:6-11

Busquen al Seor mientras se deja encontrar; *
llmenle mientras se acerca.
Dejen los malos su camino, *
y los inicuos sus pensamientos.
Vulvanse al Seor, y tendr compasin de ellos, *
a nuestro Dios, porque es rico en perdn.
Pues mis pensamientos no son sus pensamientos, *
ni sus caminos, mis caminos, dice el Seor.
Porque as como los cielos son ms altos que la tierra, *
as mis caminos son ms altos que sus caminos,
y mis pensamientos ms que sus pensamientos.
Como la lluvia y la nieve descienden del firmamento, *
y no vuelven all sin empapar la tierra,
Hacindola germinar y crecer, *
y produciendo simiente al sembrador y pan al que come,
As ser mi palabra, la que sale de mi boca: *
no regresar a mi vaca;
Sino que realizar mi propsito, *
y cumplir aquello para lo cual la envi.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Efesios 2:1-10
Ustedes estaban muertos a causa de sus faltas y sus pecados. Con ellos seguan la corriente de este mundo y al soberano que reina entre el cielo y la tierra, el espritu que ahora est actuando en los corazones rebeldes. De ellos ramos tambin nosotros y nos dejamos llevar por las codicias humanas, obedeciendo los deseos y propsitos de la carne, gente reprobada como los dems. Pero Dios es rico en misericordia: con qu amor tan inmenso nos am! Estbamos muertos por nuestras faltas y nos hizo revivir con Cristo: por pura gracia ustedes han sido salvados! Con Cristo Jess y en l nos resucit y nos sent en la morada celestial. En Cristo Jess Dios es todo generosidad para con nosotros, por lo que quiere manifestar en los siglos venideros la extraordinaria riqueza de su gracia. Ustedes han sido salvados por la fe, y lo han sido por gracia. Esto no vino de ustedes, sino que es un don de Dios; tampoco lo merecieron por sus obras, de manera que nadie tiene por qu sentirse orgulloso. Lo que somos es obra de Dios: hemos sido creados en Cristo Jess con miras a las buenas obras que Dios dispuso de antemano para que nos ocupramos en ellas.

Cntico al Cordero Dignus es
Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Seor nuestro Dios, *
atribuirte la gloria, el honor y el poder;
Porque t has creado el universo, *
y por tu voluntad existi y fue creado.
Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *
porque con tu sangre compraste para Dios,
De toda raza, lengua, pueblo y nacin, *
un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.
Por tanto, al que est sentado en el trono, *
y a Cristo el Cordero,
Sean adoracin y honor, gloria y seoro, *
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Oh Dios, t has preparado para los que te aman cosas tan buenas que sobrepasan nuestro entendimiento: Infunde en nuestros corazones tal amor hacia ti, que, amndote en todo y sobre todas las cosas, obtengamos tus promesas, que exceden todo lo que podamos anhelar; por Jesucristo tu Hijo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amn.

Dios todopoderoso, cuyo muy amado Hijo no ascendi al gozo de tu presencia sin antes padecer, ni entr en gloria sin antes ser crucificado: Concdenos, por tu misericordia, que nosotros, caminando por la va de la cruz, encontremos que sta es la va de la vida y de la paz; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14