Oracin Matutina Diaria

Este es el da en que actu el Seor; regocijmonos y alegrmonos en l. Salmo 118:24

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

La tierra es del Seor, pues l la hizo: vengan y adormosle.

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Salmo 18:1-20
Te amo, oh Seor, fortaleza ma, *
oh Seor, castillo mo, mi risco y mi abrigo.
Dios mo, roca ma en quien confiar, *
mi escudo, el cuerno de mi salvacin y mi alto refugio,
eres digno de ser alabado.
Invocar al Seor, *
y ser salvo de mis enemigos.
Me sumergieron las olas de muerte, *
y torrentes del abismo me atemorizaron.
Ligaduras infernales me rodearon, *
previnironme lazos de muerte.
En mi angustia invoqu al Seor, *
y clam a mi Dios.
El oy mi voz desde su templo, *
y mi clamor lleg delante de l, a sus odos.
Se sacudi y tembl la tierra, *
temblaron los cimientos de los montes,
se sacudieron, porque l se indign.
Humo subi de su nariz
y de su boca fuego consumidor; *
carbones fueron por l encendidos.
Parti los cielos, y descendi; *
y haba densas tinieblas debajo de sus pies.
Cabalg sobre un querubn, y vol; *
sobre las alas del viento se abalanz.
Puso tinieblas por su escondedero,
su pabelln en derredor de s; *
oscuridad de aguas, nubes de los cielos.
Por el resplandor de su presencia, sus nubes pasaron; *
granizo y carbones ardientes.
Tron en los cielos el Seor; *
el Altsimo dio su voz.
Envi sus saetas, y los disperso; *
lanz relmpagos, y los destruy.
Aparecieron las honduras de las aguas,
y se descubrieron los cimientos del mundo, *
a tu grito de guerra, oh Seor,
por la rfaga del aliento de tu nariz.
Alarg la mano desde lo alto, y me agarr; *
me sac de las aguas profundas.
Me libr de mi poderoso enemigo,
y de los que me aborrecan, *
pues eran ms fuertes que yo.
Me asaltaron en el da de mi quebranto, *
mas el Seor fue mi apoyo.
Me sac a un lugar espacioso; *
me libr porque se agrad de m.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Proverbios 7:1-27

1 Obedece mis palabras, hijo mo;
guarda en tu mente mis mandamientos.
2 Obedece mis mandamientos y enseanzas;
cudalos como a las nias de tus ojos, y vivirs.
3 talos a tus dedos,
grbatelos en la mente.
4 Haz de la sabidura tu hermana,
haz de la inteligencia tu amiga.
5 Ellas te librarn de la mujer adltera,
de la extraa de palabras seductoras.
6 Un da estaba yo mirando
entre las rejas de mi ventana
7 a unos jvenes sin experiencia,
y me fij en el ms imprudente de ellos.
8 Al llegar a la esquina cruz la calle
en direccin a la casa de aquella mujer.
9 La tarde iba cayendo,
y comenzaba a oscurecer.
10 De pronto la mujer sali a su encuentro,
con toda la apariencia y los gestos de una prostituta,
11 de una mujer ligera y caprichosa
que no puede estarse en su casa
12 y que anda por calles, plazas y esquinas
esperando atrapar al primero que pase.
13 La mujer abraz y bes al joven,
y descaradamente le dijo:
14 "Yo haba prometido sacrificios de reconciliacin,
y hoy he cumplido mi promesa.
15 Por eso he salido a tu encuentro;
tena ganas de verte, y te he encontrado!
16 Sobre mi cama he tendido
una hermosa colcha de lino egipcio,
17 la he perfumado con aroma
de mirra, loe y canela.
18 Ven, vaciemos hasta el fondo la copa del amor;
gocemos del amor hasta que amanezca,
19 pues mi esposo no est en casa:
ha salido para un largo viaje;
20 se ha llevado una bolsa de dinero
y no volver hasta el da de la luna llena."
21 Sus palabras melosas e insistentes
acabaron por convencer al muchacho,
22 que sin ms se fue tras ella:
como un buey rumbo al matadero,
como un ciervo que cae en la trampa
23 y al que luego una flecha le parte el corazn;
como un ave que se lanza contra la red
sin saber que eso le va a costar la vida.
24 As pues, hijo mo, escchame;
presta atencin a mis palabras.
25 No desves hacia esa mujer tus pensamientos;
no te pierdas por ir tras ella,
26 porque a muchos los ha herido de muerte;
sus vctimas son numerosas!
27 Tomar el camino de su casa
es tomar el camino de la muerte.


Cntico de Moiss Cantemus Domino
Exodo 15:1-6, 11-13, 17-18

Cantar al Seor, porque es excelso y sublime; *
caballos y jinetes ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi refugio es el Seor; *
l se hizo mi Salvador.
El es mi Dios; yo lo alabar; *
el Dios de mis padres; yo lo ensalzar.
El Seor es valiente en la batalla: *
su Nombre es YAHV.
Los carros de Faran y su ejrcito precipit en el mar; *
lo mejor de los escuderos se lo trag el Mar Rojo.
Los cubri el abismo; *
hasta el fondo cayeron como piedra.
Tu diestra, Seor, es gloriosa en su fuerza; *
tu diestra, Seor, aplasta al enemigo.
Quin como t, Seor, entre los dioses?
Quin como t, glorioso en santidad, *
venerado por sus hazaas loables, hacedor de maravillas?
Tendiste tu diestra; *
se los trag la tierra.
Guiaste con tu misericordia al pueblo rescatado: *
lo llevaste con tu poder hasta tu santa morada.
Lo introduces y lo plantas *
en el monte de tu heredad,
El lugar de descanso que te has preparado, *
el santuario, Seor, que tus manos fundaron.
El Seor reinar *
ahora y por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

1 Juan 5:13-21

13 Les escribo esto a ustedes que creen en el Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.

14 Tenemos confianza en Dios, porque sabemos que si le pedimos algo conforme a su voluntad, l nos oye.

15 Y as como sabemos que Dios oye nuestras oraciones, tambin sabemos que ya tenemos lo que le hemos pedido.

16 Si alguno ve que su hermano est cometiendo un pecado que no lleva a la muerte, debe orar, y Dios dar vida al hermano, si se trata de un pecado que no lleva a la muerte. Hay un pecado que lleva a la muerte, y por ese pecado no digo que se deba orar.

17 Toda maldad es pecado; pero hay pecado que no lleva a la muerte.

18 Sabemos que el que tiene a Dios como Padre, no sigue pecando, porque el Hijo de Dios lo cuida, y el maligno no lo toca.

19 Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero est bajo el poder del maligno.

20 Sabemos tambin que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para conocer al Dios verdadero. Vivimos unidos al que es verdadero, es decir, a su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la vida eterna.

21 Hijitos, cudense de los dioses falsos.

Gloria a Dios Gloria in excelsis

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a quienes ama el Seor.
Por tu inmensa gloria
te alabamos,
te bendicimos,
te adoramos,
te glorificamos,
te damos gracias,
Seor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso.
Seor, Hijo nico Jesucristo,
Seor Dios, Cordero de Dios,
Hijo del Padre:
T que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
T que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra splica;
T que ests sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros:
Porque slo t eres Santo,
slo t Seor,
slo t Altsimo, Jesucristo,
con el Espritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Dios omnipotente y de misericordia, gurdanos en tu bondad de todo aquello que pueda causarnos dao; para que, dispuestos tanto en mente como en cuerpo, con alegra de corazn, logremos lo que sea propio a tus designios; por Jesucristo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo , un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14