Oracin Matutina Diaria

Este es el da en que actu el Seor; regocijmonos y alegrmonos en l. Salmo 118:24

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

La tierra es del Seor, pues l la hizo: vengan y adormosle.

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Salmo 16
Gurdame, oh Dios, porque a ti me acojo; *
dije al Seor: "T eres mi Soberano;
no hay para m bien fuera de ti".
Para los santos que estn en la tierra, *
y para los ntegros, es toda mi complacencia.
Se multiplicarn los dolores, *
de aqullos que sirven diligentes a otros dioses.
No ofrecer yo sus libaciones de sangre, *
ni en mis labios tomar los nombres de sus dioses
T, oh Seor, eres la porcin de mi herencia y de mi copa; *
t sustentars mi suerte.
Me toca una parcela hermosa; *
en verdad, una heredad magnfica.
Bendecir al Seor que me aconseja; *
aun en las noches me ensea mi corazn.
Al Seor he puesto siempre delante de m; *
porque est a mi diestra no ser conmovido.
Por tanto se alegra mi corazn, y se goza mi espritu; *
tambin mi carne reposar segura;
Porque no me dejars al sepulcro; *
ni permitirs que tu santo vea la fosa.
Me mostrars la senda de la vida; *
en tu presencia hay plenitud de gozo,
deleites a tu diestra para siempre.

Salmo 17
Oye, oh Seor, mi causa justa; atiende a mi clamor; *
escucha mi oracin que no brota de labios mentirosos.
De tu presencia proceda mi vindicacin; *
vean tus ojos la rectitud.
Aunque ensayes mi corazn, visitndolo de noche, *
aunque me sometas a pruebas de fuego,
no encontrars Impureza en mi.
Mi boca no hace transgresin como suelen los hombres; *
he guardado los mandamientos de tus labios.
Me he mantenido en la senda de tu ley; *
mis pisadas estn firmes en tus senderos,
y no vacilarn mis pasos.
Yo te invoco, oh Dios, por cuanto t me oirs; *
inclina a m tu odo, escucha mi palabra.
Muestra tus maravillosas misericordias, *
t que salvas a los que se refugian a tu diestra
de los que se levantan contra ellos.
Gurdame como a la nia de tus ojos; *
escndeme bajo la sombra de tus alas;
De los malos que me asaltan, *
de mis enemigos que buscan mi vida.
Han cerrado su corazn a la compasin, *
con su boca hablan arrogantemente.
Han cercado ahora mis pasos; *
tienen puestos sus ojos para echarme por tierra.
Son como len que desea hacer presa, *
y como leoncillo que est en su escondite.
Levntate, oh Seor; sal a su encuentro; pstrales! *
Librame de los malos con tu espada.
Con tu mano, oh Seor, lbrame, *
de aquellos cuya porcin en esta vida, es el mundo;
Cuyo vientre t llenas de tu tesoro; *
sacian a sus hijos, y an sobra para sus pequeuelos.
Pero yo, por mi rectitud, ver tu rostro; *
al despertar, me saciar de tu semejanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

Proverbios 8:1-21

1 La sabidura clama a voz en cuello;
la inteligencia hace oir su voz.

2 Se para en lo alto de las colinas,
se detiene donde se cruzan los caminos,

3 se hace oir junto a las puertas,
a la entrada de la ciudad:

4 "Para ustedes los hombres
van estas palabras mas.

5 Jvenes inexpertos y necios,
aprendan a ser prudentes y entendidos!

6 Atiendan, que voy a decirles
cosas importantes e irreprochables.

7 Lo que voy a decir es la verdad;
no me gusta hablar mentira.

8 Todas mis palabras son justas;
no hay en ellas la menor falsedad.

9 Para el inteligente y entendido,
mis palabras son claras e irreprochables.

10 En vez de plata y oro fino,
adquieran instruccin y conocimiento."

11 Vale ms sabidura que piedras preciosas;
ni lo ms deseable se le puede comparar!

12 "Yo, la sabidura, habito con la inteligencia,
y s hallar los mejores consejos.

13 Honrar al Seor es odiar el mal.
Yo odio el orgullo y la altanera,
el mal camino y la mentira.

14 En m estn el plan y su realizacin,
yo soy el buen juicio y la fuerza.

15 Gracias a m reinan los reyes
y los gobernantes establecen el derecho.

16 Gracias a m dominan los jefes de estado
y dictan sentencia las autoridades.

17 Yo amo a los que me aman,
y los que me buscan, me encuentran.

18 Yo doy riquezas y honra,
grandes honores y prosperidad.

19 Lo que yo doy es mejor que el oro ms refinado;
lo que yo ofrezco es mejor que la plata ms fina.

20 Yo voy por el camino recto,
por las sendas de la justicia.

21 A los que me aman les doy su parte:
lleno sus casas de tesoros.

Segundo Cntico de Isaas Quaerite Dominum
Isaas 55:6-11

Busquen al Seor mientras se deja encontrar; *
llmenle mientras se acerca.
Dejen los malos su camino, *
y los inicuos sus pensamientos.
Vulvanse al Seor, y tendr compasin de ellos, *
a nuestro Dios, porque es rico en perdn.
Pues mis pensamientos no son sus pensamientos, *
ni sus caminos, mis caminos, dice el Seor.
Porque as como los cielos son ms altos que la tierra, *
as mis caminos son ms altos que sus caminos,
y mis pensamientos ms que sus pensamientos.
Como la lluvia y la nieve descienden del firmamento, *
y no vuelven all sin empapar la tierra,
Hacindola germinar y crecer, *
y produciendo simiente al sembrador y pan al que come,
As ser mi palabra, la que sale de mi boca: *
no regresar a mi vaca;
Sino que realizar mi propsito, *
y cumplir aquello para lo cual la envi.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

2 Juan 1-13

1 El anciano saluda a la comunidad escogida por Dios y a los que pertenecen a ella. Los amo de veras, y no solo yo, sino tambin todos los que han conocido la verdad. 2 Los amo a ustedes por causa de la verdad que tenemos en nuestro corazn y que estar con nosotros para siempre. 3 Que Dios el Padre, y Jesucristo, Hijo del Padre, derramen su gracia sobre ustedes y les den misericordia y paz, en verdad y en amor.

4 Me he alegrado mucho de encontrar a algunos de los tuyos viviendo conforme a la verdad, como Dios el Padre nos ha mandado. 5 Ahora, queridos hermanos, les ruego que nos amemos los unos a los otros. Esto que les escribo no es un mandamiento nuevo, sino el mismo que recibimos desde el principio. 6 El amor consiste en vivir segn los mandamientos de Dios, y el mandamiento, como ya lo han odo ustedes desde el principio, es que vivan en el amor.

7 Pues andan por el mundo muchos engaadores que no reconocen que Jesucristo vino como hombre verdadero. El que es as, es el engaador y el Anticristo. 8 Tengan ustedes cuidado, para no perder el resultado de nuestro trabajo, sino recibir su recompensa completa.

9 Cualquiera que pretenda avanzar ms all de lo que Cristo ense, no tiene a Dios; pero el que permanece en esa enseanza, tiene al Padre y tambin al Hijo. 10 Si alguno va a visitarlos a ustedes y no lleva esta enseanza, no lo reciban en casa ni lo saluden; 11 porque quien lo salude se har cmplice de sus malas acciones.

12 Tengo mucho que decirles a ustedes, pero no quiero hacerlo por carta. Espero ir a verlos y hablar con ustedes personalmente, para que as nuestra alegra sea completa.

13 Los que pertenecen a la comunidad hermana de ustedes, a la cual Dios tambin ha escogido, les mandan saludos.


Cntico al Cordero Dignus es
Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Seor nuestro Dios, *
atribuirte la gloria, el honor y el poder;
Porque t has creado el universo, *
y por tu voluntad existi y fue creado.
Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *
porque con tu sangre compraste para Dios,
De toda raza, lengua, pueblo y nacin, *
un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.
Por tanto, al que est sentado en el trono, *
y a Cristo el Cordero,
Sean adoracin y honor, gloria y seoro, *
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Dios omnipotente y de misericordia, gurdanos en tu bondad de todo aquello que pueda causarnos dao; para que, dispuestos tanto en mente como en cuerpo, con alegra de corazn, logremos lo que sea propio a tus designios; por Jesucristo nuestro Seor, que vive y reina contigo y el Espritu Santo , un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Dios todopoderoso, cuyo muy amado Hijo no ascendi al gozo de tu presencia sin antes padecer, ni entr en gloria sin antes ser crucificado: Concdenos, por tu misericordia, que nosotros, caminando por la va de la cruz, encontremos que sta es la va de la vida y de la paz; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14