2 de Enero

Oracin Matutina Diaria

He aqu el tabernculo de Dios con los hombres, y l morar con ellos; y ellos sern su pueblo, y Dios mismo estar con ellos como su Dios. Apocalipsis 21:3

Invitatorio y Salterio

Seor, abre nuestros labios.
Y nuestra boca proclamar tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Aleluya! Un nio nos es nacido: vengan y adormosle. Aleluya!

Venite Salmo 95:1-7
Vengan, cantemos alegremente al Seor; *
aclamemos con jbilo a la Roca que nos salva.
Lleguemos ante su presencia con alabanza, *
vitorendole con cnticos;
Porque el Seor es Dios grande, *
y Rey grande sobre todos los dioses.
En su mano estn las profundidades de la tierra, *
y las alturas de los montes son suyas.
Suyo el mar, pues l lo hizo, *
y sus manos formaron la tierra seca.
Vengan, adoremos y postrmonos; *
arrodillmonos delante del Seor nuestro Hacedor;
Porque l es nuestro Dios;
nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *
Ojal escuchen hoy su voz!

Salmo 34
Bendecir al Seor en todo tiempo; *
su alabanza estar siempre en mi boca.
En el Seor me gloriar; *
lo oigan los mansos y se regocijen.
Proclamen conmigo la grandeza del Seor; *
ensalcemos a una su Nombre.
Busqu al Seor y l me respondi, *
y me libr de todos mis temores.
A l miren y sean alumbrados, *
y sus rostros no se avergencen.
Este pobre clam, y el Seor le oy, *
y lo libr de todas sus angustias.
El ngel del Seor acampa en derredor de los que le temen,*
y los libertar.
Gusten, y vean que es bueno el Seor; *
dichosos los que en el confan.
Teman al Seor, ustedes sus santos, *
pues nada falta a los que le temen.
Los leoncillos necesitan, y tienen hambre, *
pero los que buscan al Seor no tendrn falta de ningn bien.
Vengan, hijos, y escchenme; *
el temor del Seor les ensear.
Hay alguien que ame la vida, *
y desee muchos das para ver el bien ?
Guarda tu lengua del mal, *
y tus labios de hablar engao.
Aprtate del mal, y haz el bien; *
busca la paz, y sguela.
Los ojos del Seor estn sobre los justos, *
y atentos sus odos a su clamor.
La ira del Seor contra los que mal hacen, *
para borrar de la tierra su memoria.
Claman los justos, y el Seor escucha, *
y los libra de todas sus angustias.
Cercano est el Seor a los quebrantados de corazn, *
y salvar a los humildes de espritu.
Muchos son las aflicciones de los justos, *
pero de todas ellas les librar el Seor.
El guarda todos sus huesos; *
ni uno de ellos ser quebrantado.
Matar al malo la maldad, *
y los que aborrecen al justo sern condenados.
El Seor redime la vida de sus siervos, *
y no sern condenados los que en l confan.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Las Lecciones

1 Reyes 19:1-8
Ajab cont a Jezabel todo lo que haba hecho Elas y cmo haba dado muerte a cuchillo a todos los profetas. Jezabel mand a decir a Elas: Que los dioses me maldigan una y otra vez si maana, a la misma hora, no he acabado contigo como t lo hiciste con ellos. Elas tuvo miedo y huy para salvar su vida. Lleg a Berseba en el territorio de Jud y all dej a su sirviente. Se adentr en el desierto durante todo un da de camino, luego fue a sentarse bajo un retamo y pidi la muerte: Basta, dijo. Yav, toma mi vida, porque ya no valgo ms que mis padres. Se acost y se qued dormido. Un ngel toc a Elas y le dijo: Levntate y come. Mir y vio que haba all cerca de l una tortilla cocida sobre piedras y un cntaro de agua. Comi, bebi y se volvi a acostar. Por segunda vez el ngel de Yav se le acerc, lo toc y le dijo: Levntate y come, porque el camino es demasiado largo para ti. Comi y bebi. Confortado con ese alimento, camin cuarenta das y cuarenta noches hasta llegar al cerro de Dios, el Horeb.

Tercer Cntico de Isaas Surge, illuminare
Isaas 60:13, 11a, 14c, 18-19

Surge, ilumina, pues ha llegado tu luz, *
y la gloria del Seor sobre ti ha amanecido.
Mira cmo las tinieblas cubren la tierra, *
y densa oscuridad a los pueblos.
Mas sobre ti amanece el Seor, *
y su gloria aparece sobre ti.
Corrern las naciones a tu luz, *
y los reyes a la claridad de tu alborada.
Abiertas de continuo estarn tus puertas; *
ni de da ni de noche se cerrarn.
Te llamarn la Ciudad del Seor, *
la Sin del Santo de Israel.
No se oir ms de violencia en tu tierra, *
ni de ruina o destruccin en tus fronteras.
Llamars a tus murallas, Salvacin, *
y a tus puertas, Alabanza.
El sol no ser para ti ya ms tu luz del da, *
ni de noche necesitars el lustre de la luna.
Tendrs al Seor por luz eterna, *
y tu Dios ser tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Efesios 4:1-16
Yo, el prisionero de Cristo, les exhorto, pues, a que se muestren dignos de la vocacin que han recibido. Sean humildes y amables, sean comprensivos y soprtense unos a otros con amor. Mantengan entre ustedes lazos de paz y permanezcan unidos en el mismo espritu: un solo cuerpo y un mismo espritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocacin y una misma esperanza. Un solo Seor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que est por encima de todo, lo penetra todo y est en todo. Cada uno de nosotros ha recibido su talento y Cristo es quien fij la medida de sus dones para cada uno. Pues se dijo: Subi a las alturas, llev cautivos, y dio sus dones a los hombres. Esto de subi, qu significa sino que baj al mundo inferior? El mismo que baj, subi despus por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y dio sus dones, unos son apstoles, otros profetas, otros evangelistas, otros pastores y maestros. As prepara a los suyos para las obras del ministerio en vista de la construccin del cuerpo de Cristo; hasta que todos alcancemos la unidad en la fe y el conocimiento del Hijo de Dios y lleguemos a ser el Hombre perfecto, con esa madurez que no es otra cosa que la plenitud de Cristo. Entonces no seremos ya nios zarandeados y llevados por cualquier viento de doctrina o invento de personas astutas, expertas en el arte de engaar. Por el contrario, estaremos en la verdad y el amor, e iremos creciendo cada vez ms para alcanzar a aquel que es la cabeza, Cristo. El hace que el cuerpo crezca, con una red de articulaciones que le dan armona y firmeza, tomando en cuenta y valorizando las capacidades de cada uno. Y as el cuerpo se va construyendo en el amor.

Cntico de Zacaras Benedictus Dominus Deus
San Lucas 1:68-79

Bendito sea el Seor, Dios de Israel, *
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
Suscitndonos un poderoso Salvador *
en la casa de David su siervo,
Segn lo haba predicho desde antiguo *
por boca de sus santos profetas.
Es el Salvador que nos libra de nuestros enemigos,
y de la mano de todos los que nos odian,
Realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, *
recordando su santa alianza
y el juramento que jur a nuestro padre Abrahn;
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos, *
le sirvamos con santidad y justicia
en su presencia, todos nuestros das.
Y a ti, nio, te llamarn profeta del Altsimo, *
porque irs delante del Seor a preparar sus caminos, *
Anunciando a su pueblo la salvacin, *
el perdn de sus pecados.
Por la entraable misericordia de nuestro Dios, *
nos visitar el sol que nace de lo alto,
Para iluminar a los que viven en tinieblas y
en sombra de muerte, *
para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

A
Seor, mustranos tu misericordia;
Y concdenos tu salvacin.
Reviste a tus ministros de justicia;
Que cante tu pueblo de jbilo.
Establece, Seor, la paz en todo el mundo;
Porque slo en ti vivimos seguros.
Protege, Seor, a esta nacin;
Y guanos por la senda de justicia y de verdad.
Que se conozcan en la tierra tus caminos;
Y entre los pueblos tu salvacin.
Seor, que no se olvide a los necesitados;
Ni se arranque la esperanza a los pobres.
Seor, crea en nosotros un corazn limpio;
Y sustntanos con tu Santo Espritu.

Dios todopoderoso, t has derramado sobre nosotros la nueva luz de tu Verbo encarnado: Concede que esta luz, que arde en nuestro corazn, resplandezca en nuestra vida; mediante nuestro Seor Jesucristo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu proteccin, no temamos la fuerza de ningn adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Seor Jesucristo, t extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revstenos con tu Espritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amn.
Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oracin de San Juan Crisstomo
Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras splicas en comn; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, t estars en medio de ellos: Realiza ahora, Seor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concdenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Seor Jesucristo, el amor de Dios y la comunin del Espritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amn. 2 Corintios 13:14


Oficio para el Medioda

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 126 In convertendo
Cuando el Seor cambi la suerte de Sin, *
ramos como los que suean.
Entonces nuestra boca se llen de risa, *
y nuestra lengua de gritos de alegra.
Y decan entre las naciones: *
"Ha hecho el Seor proezas con ellos".
Proezas ha hecho el Seor con nosotros, *
y estamos sumamente alegres.
T, oh Seor, has cambiado nuestra suerte, *
como los torrentes del Neguev.
Los que sembraron con lgrimas, *
con gritos de alegra segarn.
Los que van llorando, llevando la semilla, *
volvern entre cantares, trayendo sus gavillas.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi Nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi Nombre entre las naciones, dice el Seor de los ejrcitos. Malaquas 1:11
Demos gracias a Dios.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin;
Y llegue a ti nuestro clamor.

Bendito Salvador, en esta hora colgabas en la cruz, extendiendo tus brazos amorosos: Concede que todos los pueblos de la tierra miren hacia ti y sean salvos; por tu entraable misericordia. Amn.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.


Oracin Vespertina Diaria

Ascienda mi oracin como incienso ante tu presencia, el alzar de mis manos como el sacrificio vespertino. Salmo 141:2

Confesin de Pecado
Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazn; no hemos amado a nuestro prjimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdnanos; as tu voluntad ser nuestra alegra y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amn.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Seor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Luz Alegrante Phos hilaron
Luz alegrante,
claridad pura del sempiterno Padre celestial,
Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,
y nuestros ojos miran la luz vespertina,
te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,
Hijo y Espritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos
con voces gozosas,
oh Hijo de Dios, Dador de la vida;
por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 33
Algrense, justos, en el Seor; *
a los rectos es conveniente la alabanza,
Celebren al Seor con arpa; *
tanle con salterio y decacordio.
Cntenle cancin nueva; *
toquen la trompeta con destreza;
Porque recta es la palabra del Seor, *
y toda su obra es hecha con fidelidad.
El ama justicia y juicio; *
de la misericordia del Seor est llena la tierra
Por la palabra del Seor fueron hechos los cielos, *
y el ejrcito de los cielos por el aliento de su boca.
El junta como en un odre las aguas de la mar; *
l pone en depsitos los abismos.
Tema al Seor toda la tierra; *
teman delante de l todos los habitantes del mundo
Porque l dijo, y fue hecho; *
l mand, y existi.
El Seor hace nula la voluntad de las gentes, *
y frustra las maquinaciones de los pueblos.
Pero la voluntad del Seor permanece para siempre, *
los designios de su corazn por todas las generaciones.
Bienaventurada la nacin cuyo Dios es el Seor; *
bienaventurado el pueblo que l escogi para s.
Desde el cielo mira el Seor, *
y ve a todos los seres humanos.
Desde el lugar de su morada observa *
a todos los moradores de la tierra.
El form el corazn de todos ellos; *
atento est a todas sus obras.
El rey no se salva por la multitud del ejrcito, *
ni escapa el valiente por la mucha fuerza.
Vano para salvar es el caballo; *
la grandeza de su fuerza a nadie podr librar.
He aqu el ojo del Seor sobre los que le temen, *
sobre los que esperan en su misericordia;
Para arrancar sus vidas de la muerte, *
y para sustentarles en tiempo de hambre.
Nuestra alma espera al Seor; *
nuestra ayuda y nuestro escudo es l.
Por tanto en l se alegra nuestro corazn, *
porque en su santo Nombre confiamos.
Sea tu misericordia, oh Seor, sobre nosotros, *
segn ponemos nuestra confianza en ti.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

San Juan 6:1-14
Despus Jess pas a la otra orilla del lago de Galilea, cerca de Tiberades. Le segua un enorme gento a causa de las seales milagrosas que le vean hacer en los enfermos. Jess subi al monte y se sent all con sus discpulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judos. Jess, pues, levant los ojos y, al ver el numeroso gento que acuda a l, dijo a Felipe: Dnde iremos a comprar pan para que coma esa gente? Se lo preguntaba para ponerlo a prueba, pues l saba bien lo que iba a hacer. Felipe le respondi: Doscientas monedas de plata no alcanzaran para dar a cada uno un pedazo. Otro discpulo, Andrs, hermano de Simn Pedro, dijo: Aqu hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, qu es esto para tanta gente? Jess les dijo: Hagan que se siente la gente. Haba mucho pasto en aquel lugar, y se sentaron los hombres en nmero de unos cinco mil. Entonces Jess tom los panes, dio las gracias y los reparti entre los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, y todos recibieron cuanto quisieron. Cuando quedaron satisfechos, Jess dijo a sus discpulos: Recojan los pedazos que han sobrado para que no se pierda nada. Los recogieron y llenaron doce canastos con los pe da zos que no se haban comido: eran las sobras de los cinco panes de cebada. Al ver la seal que Jess haba hecho, los hombres decan: Este es sin duda el Profeta que haba de venir al mundo.

Cntico de Mara Magnificat
San Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Seor,
se alegra mi espritu en Dios mi Salvador, *
porque ha mirado la humillacin de su esclava.
Desde ahora me felicitarn todas las generaciones, *
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por m;
su Nombre es santo.
Su misericordia llega a sus fieles, *
de generacin en generacin.
El hace proezas con su brazo; *
dispersa a los soberbios de corazn.
Derriba del trono a los poderosos, *
y enaltece a los humildes.
A los hambrientos los colma de bienes, *
y a los ricos despide vacos.
Auxilia a Israel, su siervo, *
acordndose de la misericordia,
Como lo haba prometido a nuestros padres, *
en favor de Abrahn y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Credo de los Apstoles
Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor.
Fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo
y naci de la Virgen Mara.
Padeci bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendi a los infiernos.
Al tercer da resucit de entre los muertos.
Subi a los cielos,
y est sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espritu Santo,
la santa Iglesia catlica,
la comunin de los santos,
el perdn de los pecados,
la resurreccin de los muertos,
y la vida eterna. Amn.

Plegarias

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
tuyo es el poder,
y tuya es la gloria,
ahora y por siempre. Amn.

Que esta noche sea santa, buena y pacfica,
Te rogamos, Seor.
Que tus santos ngeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,
Te rogamos, Seor.
Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,
Te rogamos, Seor.
Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,
Te rogamos, Seor.
Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.
Te rogamos, Seor.
Que tu Espritu Santo nos una en la comunin de todos tus santos, encomendndonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,
Te rogamos, Seor.

Dios todopoderoso, t has derramado sobre nosotros la nueva luz de tu Verbo encarnado: Concede que esta luz, que arde en nuestro corazn, resplandezca en nuestra vida; mediante nuestro Seor Jesucristo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amn.

Oh Dios, t eres la vida de los que viven, la luz de los fieles, la fortaleza de los que trabajan, y el descanso de los muertos: Te damos gracias por las bendiciones del da que termina, y humildemente te suplicamos nos des tu proteccin durante la noche que comienza. Llvanos en seguridad hasta las horas del alba; por aqul que muri y resucit por nosotros, tu Hijo nuestro Salvador Jesucristo. Amn.

Qudate con nosotros, Seor Jess, ahora que la noche se acerca y ha pasado el da. S nuestro compaero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fraccin del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amn.

Vela, oh amantsimo Seor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ngeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Seor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadcete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amn.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias.

Accin de Gracias en General
Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creacin, preservacin y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redencin del mundo por nuestro Seor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazn verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no slo con nuestros labios, sino tambin con nuestras vidas, entregndonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los das de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Seor, a quien, contigo y el Espritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amn.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a l en la Iglesia de generacin en generacin, y en Cristo Jess por los siglos de los siglos. Amn. Efesios 3:20, 21

Oficio de Completas

El Seor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amn.

Nuestro auxilio est en el Nombre del Seor;
Que hizo el cielo y la tierra.

Confesin
Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial:
Hemos pecado contra ti,
por nuestra propia culpa,
por pensamiento, palabra y obra,
y por lo que hemos dejado de hacer.
Por amor de tu Hijo nuestro Seor Jesucristo,
perdona nuestras ofensas
y concdenos que te sirvamos
en novedad de vida,
para gloria de tu Nombre. Amn

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdn de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espritu Santo. Amn.

Oh Dios, dgnate librarnos.
Seor, apresrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amn. Aleluya!

Salmo 4 Cum invocarem
Respndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia; *
cuando estaba en angustia, t me libraste;
ten misericordia de m, y escucha mi oracin.
"Mortales, hasta cundo volvern mi honra en infamia, *
amarn la vanidad, y buscarn la mentira?"
Sepan, pues, que el Seor ha escogido a los fieles para s; *
el Seor oir cuando yo a l clamare.
Tiemblen y no pequen; *
mediten en su corazn estando en su cama, y callen.
Ofrezcan sacrificios rectos, *
y confen en el Seor.
Muchos son los que dicen: "Quin nos mostrar el bien?" *
Alza sobre nosotros, oh Seor, la luz de tu rostro.
T diste alegra a mi corazn, *
mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.
En paz me acostar, y en seguida dormir; *
porque slo t, oh Seor, me haces vivir seguro.

Salmo 134 Ecce nunc
Y ahora bendigan al Seor, siervos todos del Seor, *
los que de noche estn de pie en la casa del Seor.
Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Seor. *
El Seor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sin.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

El Dios de paz que resucit de los muertos a nuestro Seor Jesucristo, el gran Pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, les haga aptos en toda obra buena para que hagan su voluntad, haciendo l en ustedes lo que es agradable delante de l por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Hebreos 12:20-21
Demos gracias a Dios.

Puede cantarse un himno adecuado para la noche.

En tus manos, oh Seor, encomiendo mi espritu;
T me has redimido, oh Seor, Dios de verdad.
Gurdanos, oh Seor, como a la nia de tus ojos;
Escndenos bajo la sombra de tus alas.

Seor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Seor, ten piedad.

Padre nuestro que ests en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hgase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada da.
Perdona nuestras ofensas,
como tambin nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentacin
y lbranos del mal.

Seor, escucha nuestra oracin.
Y llegue a ti nuestro clamor.

Visita, oh Seor, este lugar, y ahuyenta de l todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ngeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendicin sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Oh Dios, tu providencia inagotable sustenta al mundo en que vivimos y aun nuestra propia vida: Vela, de da y de noche, por los que trabajan mientras otros duermen, y concede que jams olvidemos que nuestra vida comn depende de nuestras faenas mutuas; por Jesucristo
nuestro Seor. Amn.

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontneas.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Ahora despides, Seor, a tu siervo, *
conforme a tu palabra, en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones, *
y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amn.

Guanos, Seor, despiertos, y gurdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Bendigamos al Seor.
Demos gracias a Dios.

Que el Seor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amn.